Zamora, fundamental para la recuperación del milano real

El milano real tiene en la provincia uno de sus principales hábitats: 4.212 aves estimadas y un mínimo de 57 dormideros, la población más grande de España.

El Milano Real, una especie considerada "en peligro de extinción" en España, ha mejorado levemente y está recuperando "poco a poco" sus poblaciones, aunque, al mismo tiempo, está perdiendo parte de su área de distribución, según el último censo, el tercero, realizado por SEO/BirdLife en 2014. Sin embargo, ha pesar del crecimiento, la especie sigue en declive, ya que se mantiene por debajo de las cifras de hace 20 años (un 31% menos de población reproductora y un 24 por ciento menos de población invernante) respecto al último censo realizado en 2004.

 

El Milano Real (Milvus milvus) es una especie endémica del Paleártico occidental que mantiene en Europa el 95% de su contingente global (entre 19.000 y 23.000 parejas). España se alza como el tercer país con la población reproductora más numerosa, después de Alemania y Francia. La especie sufrió un serio declive entre 1994 y 2004, pero en esta última década se está recuperando "lentamente" y ha experimentado un aumento del 15 por ciento de su población reproductora (2.312 parejas) y del 42 por ciento la población invernante (50.297 ejemplares).

 

El coordinador del Área de Estudio y Seguimiento de Aves de SEO/BirdLife, Juan Carlos del Moral, ha explicado que considerada 'en peligro de extinción' en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y 'en peligro' en el Libro Rojo de las Aves de España, mantiene diferentes categorías en cada comunidad autónoma.

 

Así, ha añadido que los resultados del último censo aconsejan que la especie se mantenga dentro de la calificación actual puesto que la situación negativa continúa --aunque con menos intensidad que las dos décadas anteriores--, a lo que se une la reducción de su área de distribución. "No obstante, podría reducirse la categoría de amenaza si sus poblaciones continúan recuperándose", ha subrayado. 

 

 

MUY RECUPERADO EN CASTILLA Y LEÓN

 

De acuerdo con los datos del censo, Castilla y León, Extremadura y Aragón representaron en conjunto más del 60 por ciento de la población invernante y del número de dormideros, y Zamora fue la provincia más importante (4.212 aves estimadas y un mínimo de 57 dormideros). El tamaño de los dormideros varió desde 1 ejemplar a 567 individuos y hubo dos que concentraron más de 500 milanos, ubicados en Monzón (Huesca) y en Fresno de Torote (Madrid).

 

 

Además, las densidades más altas se obtienen en torno a las zonas donde se sitúan los grandes dormideros: norte del tramo medio del río Ebro, Tierra de Campos en Castilla y León, Salamanca o comarca de La Sagra en Toledo.

 

Entre los mejores datos, SEO/BirdLife destaca la recuperación de la población en Baleares y el crecimiento de la población en Cataluña. Por su parte, en Castilla y León, donde se encuentra el núcleo principal de la población, se registraron valores más altos que en el II censo nacional, especialmente en las provincias más occidentales (Salamanca, Zamora y León) lo que ha permitido que la población resultante en este censo muestre un ligero crecimiento.

 

 

ÁREAS NEGATIVAS

 

Sin embargo, el censo sigue expresando tendencias negativas en algunas de las comunidades autónomas con los contingentes reproductores más importantes, como son Extremadura y Aragón, así como en algunas provincias de Castilla y León como es el caso de Segovia, Ávila, Burgos y Soria. También sigue reduciéndose el número de parejas de Andalucía y Castilla-La Mancha.

 

Respecto a la distribución, el censo de la ONG señala que la distribución es similar a la que se han obtenido en los censos nacionales anteriores o en el último Atlas de las Aves reproductoras  pero tiene lugar una contracción, con una disminución del área en su zona de distribución más meridional. En concreto, lamenta que en Sierra Morena la población se ha restringido a unas pocas parejas en su parte más occidental y en Castilla-La Mancha se ha reducido a unos pocos territorios.

 

La ONG ha indicado que el censo de milanos reales invernantes se ha realizado mediante recorridos en vehículos y el conteo de dormideros, metodología aplicada en los censos anteriores (establecida por Javier Viñuela y su equipo). En ello colaboraron más de 1.183 voluntarios, así como otras organizaciones locales, guardería forestal y algunas administraciones autonómicas. En concreto, se localizaron 509 dormideros y se recorrieron casi 36.000 kilómetros.

 

Mientras, en la primavera de 2014 se realizó el censo de la población reproductora con una metodología igual a la de los dos censos nacionales  previos (1994 y 2004). Esto es, mediante la identificación de territorios y recorridos en vehículos. El resultado fue de una estima mínima de 2.312 parejas. En este recuento participaron 930 voluntarios y colaboradores. Se revisaron más de 1.300 territorios y se hicieron algo más de 35.000 kilómetros de recorridos.