Zakarin gana la etapa alpina y Froome está cerca de la victoria

El ruso de Katusha ha sido el vencedor de la primera jornada disputada en Los Alpes, aunque el gran beneficiado ha sido un Froome que acaricia ya su tercera victoria.

El ciclista ruso Ilnur Zakarin, del Katusha, se impuso en la decimoséptima etapa del Tour de Francia, disputada este miércoles entre Berna y Finhaut-Emosson, primera de la semana decisiva y de contacto con Los Alpes, escenario en el que el británico Chris Froome (Sky) se fortaleció aún más afianzando su liderato y prácticamente descartando ya al colombiano Nairo Quintana (Movistar Team).

 

La 'Grande Boucle' entraba en sus días claves con una jornada con final en un puerto de categoría especial, de más de diez kilómetros y con promedios superiores al ocho por ciento. Ahí, se esperaban los ataques al maillot amarillo que apenas se habían producido en las jornadas anteriores, pero tampoco pudieron aparecer, pese a algunos intentos, principalmente por la fortaleza del Sky y de su jefe de filas.

 

Zakarin, un corredor que destacó en la primavera, precisamente por las carreteras suizas por las que discurría el Tour de Romandia y que luego sufrió una dura caída en el Giro donde aspiraba a ser protagonista, se llevó el premio de la victoria tras ser el más fuerte de la numerosa fuga del día, pero el gran beneficiado fue de nuevo un Froome, acariciando ya su tercera victoria.

 

En cambio, los grandes damnificados de la jornada salieron del Movistar Team. El equipo español no pudo hacer mella en el 'escudo' del Sky y terminó pagando su esfuerzo, con Alejandro Valverde quedando descolgado y alejándose de un podio que se le complica también a un Nairo Quintana al que parece faltarle su 'chispa' habitual para inquietar a Froome.

 

El escalador colombiano demostró que no está fino un día más. No fue nunca protagonista y se limitó a marcar a Chris Froome. Cuando este arrancó en los kilómetros finales, logró seguirle, pero finalmente se fue descolgando, mientras su rival se alejaba junto a un Richie Porte (BMC) con más fuerza que en las anteriores semanas.

 

Al líder no le hizo falta mucho más. Aguantó con su firmeza habitual la ascensión y logró abrir más brecha en su privilegiada posición, sin sufrir incidentes como en el Mont Ventoux. Bien resguardado por sus compañeros, con especial mención para el belga Wouter Poels, el español Mikel Nieve y el colombiano Sergio Henao, controló los kilómetros decisivos después de que el Astana tomase el mando como si preparase un ataque de Fabio Aru que nunca llegó.

 

Fue Valverde el que primero intentó alterar el guión con sendos acelerones, pero sólo sirvieron para descartar a Henao, pagando además este esfuerzo extra descolgándose posteriormente. Dan Martin (Etixx-Quick Step) también lo probó con más corazón que piernas, pero a todo respondió el equipo del maillot amarillo. Finalmente, Porte sí pudo escaparse, pero pronto fue alcanzado por un Froome, al que Quintana no había podido seguir y que cruzó la línea de meta a casi ocho minutos de Zakarin y ganando segundos a todos sus rivales.

 

El ciclista ruso mostró su pujanza en unos días complicados para el deporte de su país. Dentro de la fuga de la jornada con nombres relevantes como el polaco Rafal Majka, el colombiano Jarlinson Pantano (IAM), ganador ya de una etapa, o el italiano Domenico Pozzovivo (AG2R). Con los dos primeros inició la subida a Finhaut-Emosson, pero ahí les desarboló, pese a la resistencia del sudamericano, para enfilar hacia la meta y lograr su primer triunfo en una 'grande'.

 

Por su parte, en la general, Froome afianzó su liderato, metiendo 40 segundos al segundo clasificado, el holandés Baukke Mollema (Trek), 28 a Nairo Quintana y sólo ocho a un Adam Yates (Orica), que resistió y afianzó sus opciones de podio. El del Sky aventaja en 2:27 a Mollema, 2:53 a Yates y ya en 3:27 a Quintana, con Valverde ahora séptimo a más de cinco minutos antes de la cronoescalada de este jueves de 17 kilómetros entre Sallanches y Megève.

Noticias relacionadas