Ya no hay que viajar a Marte para verlo... está en la Tierra

La razón por la que los científicos están buscando vida en esta zona es que se cree que es el lugar en la Tierra que más se parece el permafrost que se encuentra en la región polar norte de Marte en el lugar de aterrizaje de Phoenix.

Científicos no encuentran vida en una zona de la Antártida que se cree que es el lugar en la Tierra que más se parezca el permafrost de la región polar norte de Marte, donde aterrizó la nave Phoenix.

  

Esta ausencia de cualquier tipo de microbio activo sugiere que es improbable y difícil de detectar actividad similar en Marte, según concluye Jackie Goordial, becaria post-doctoral en el Departamento de Ciencias de los Recursos Naturales de la Universidad McGill.

  

Goordial ha pasado los últimos cuatro años en busca de señales de vida microbiana activa en el suelo de permafrost tomadas de uno de los lugares más fríos, antiguas y secos de la Tierra: University Valley, en la altitud de los Valles Secos de McMurdo de la Antártida, donde las condiciones extremadamente frías y secas han persistido más de 150.000 años.

  

La razón por la que los científicos están buscando vida en esta zona es que se cree que es el lugar en la Tierra que más se parece el permafrost que se encuentra en la región polar norte de Marte en el lugar de aterrizaje de Phoenix.

  

"He estado tratando de animarla diciéndole que no encontrar vida también es importante", dice Lyle Whyte, supervisor de Goordial. "Al empezar el estudio, estábamos seguros de que íbamos a detectar un ecosistema microbiano viable en los suelos de permafrost de University Valley como nosotros y otros han hecho en el Ártico y el permafrost de la Antártida. Es duro pensar que es posible que hayamos llegado a un umbral frío y árido donde ni siquiera puede existir vida microbiana".

  

El equipo de McGill analizó muestras de dos pozos de permafrost con una profundidad de 42 y 55 centímetros de profundidad. Esto puede no parecer mucho, pero la perforación en el permafrost para obtener muestras de suelo para las pruebas es muy difícil. Todas las pruebas de vida microbiana activa realizadas estos años han resultado negativas.

  

"Estudios previos en los valles secos más bajos de la Antártida y en los lagos subglaciales nos estaban dando la impresión de que la vida microbiana era rica en las regiones frías. Pero esto es finalmente Marte!" dice Chris McKay, del Centro de Investigación Ames de la NASA. "University Valley tiene el suelo más frío y más seco que podemos encontrar en la Tierra. Este es sin duda el campo de entrenamiento para la búsqueda de evidencia de vida en Marte y un resultado muy importante para el esfuerzo de astrobiología de la NASA".

    

"No hemos podido detectar ninguna actividad microbiana dentro de estas muestras", dice Whyte. "Cualquier rastro, muy limitado, que hemos podido encontrar de vida microbiana en estas muestras son muy probablemente los restos de microbios que se encuentran en estado latente o están muriendo lentamente. Dada la sequedad continua y temperaturas bajo cero, y la falta de agua disponible, incluso en verano, es poco probable que las comunidades microbianas puedan crecer en estos suelos".

    

"Si las condiciones son demasiado frías y secas para soportar vida microbiana activa en un clima análogo en la Tierra, entonces las condiciones más secas y frías en el permafrost cerca de la superficie de Marte es poco probable que contengan vida." Dice Whyte. "Además, si no podemos detectar la actividad en la Tierra, en un ambiente que está lleno de microorganismos, será extremadamente improbable y difícil de detectar dicha actividad en Marte."

  

En una nota positiva, sin embargo, los investigadores añaden que esto sugiere que los microorganismos que pueden ser transportados a Marte desde la Tierra por error, es poco probable que sean capaces de sobrevivir en la superficie marciana, algo que es de interés actual para la protección planetaria.