Ya hay un culpable de que tengas canas

Canas, canoso

Un consorcio internacional liderado por el 'University College London' (UCL), en Reino Unido, ha descubierto el primer gen asociado al encanecimiento, confirmando que este rasgo tiene un componente genético y no se debe solo al medio ambiente.


 

El estudio, que se publica este martes en 'Nature Communications' analizó una muestra de más de 6.000 personas con diferente composición genética ancestral a lo largo de Latinoamérica para identificar genes asociados con el encanecimiento, el color, la densidad y la forma del cabello, como liso o rizado.

 

"Ya se conocen varios genes implicados en la calvicie y el color del cabello, pero ésta es la primera vez que se identifica un gen vinculado al encanecimiento en humanos, así como otros relacionados con la forma y la densidad del cabello", explica el autor principal, Kaustubh Adhikari, del Departamento de Biología Celular y del Desarrollo de UCL.

 

"Esto fue posible debido a que analizamos un grupo muy diverso de personas como son los latinoamericanos, lo cual no se había hecho a esta escala anteriormente. Estos hallazgos tienen un gran potencial para aplicaciones forenses y cosméticas, ya que vamos aumentando nuestro conocimiento sobre los genes que influyen en nuestra apariencia", agrega.

 

Además, podrían ayudar a desarrollar tecnologías de ADN en medicina forense, cuyo propósito es reconstruir perfiles visuales basados en la composición genética de un individuo. Estudios anteriores en esta área han empleado muestras de personas con ascendencia europea principalmente, pero estos resultados podrían ayudar a realizar reconstrucciones forenses en Latinoamérica y el Este de Asia.

 

El gen asociado al encanecimiento, IRF4, es conocido por jugar un papel importante en la determinación del color del cabello, pero ahora se encuentra asociado al encanecimiento. Este gen está implicado en la regulación de la producción y el almacenamiento de melanina, el pigmento que determina el color del cabello, la piel y los ojos.

 

El encanecimiento es causado por la ausencia de melanina en el cabello, por lo que los investigadores quieren determinar el papel de IRF4 en este proceso. Esta información podría ayudar a desarrollar nuevas aplicaciones cosméticas que cambien la apariencia del cabello a medida que crece en el folículo retardando o bloqueando el proceso de encanecimiento.

 

El profesor Andrés Ruiz-Linares, líder del consorcio, del Departamento de Ciencias Biológicas de UCL, subraya: "Hemos encontrado por primera vez una asociación genética al encanecimiento, lo que podría proporcionar un buen modelo para comprender aspectos de la biología del envejecimiento en humanos. Entender el mecanismo de la relación con IRF4 podría también ser relevante para el desarrollo de maneras de retardar el encanecimiento".