Xavi Hernández y Nuria Cunillera se toman unos días de descanso

Xavi Hernández y su pareja

El excentrocampista del FC Barcelona, Xavi Hernández, y su mujer Nuria Cunillera se convertirán en padres por primera vez, a la espera de la llegada del nuevo bebé, la pareja disfrutó de una agradable jornada de playa en un ambiente de lo más tranquilo e íntimo.

"Nos vamos a Catar, pero dentro de poco seremos tres. No sabemos el nombre, ni el número de socio del Barça que tendrá, pero seremos tres culés más en Catar", explicó el centrocampista en un emotivo discurso que el jugador dio en su homenaje en el Auditori 1899, al que asistieron compañeros de equipo, amigos, familiares y personalidades del mundo del fútbol.


Con estas palabras, el futbolista confirmaba que además de abandonar el equipo que lleva en su corazón, también iba a ampliar la familia junto a su mujer Nuria, con la que ya lleva dos años casada.

Se prevé que la guapa mujer del futbolista salga de cuentas a finales de este año por lo tanto la pareja ha querido aprovechar unos días de descanso para disfrutar en solitario de los rayos de sol y de la playa. El futbolista azulgrana ha firmado un contrato por tres temporadas en Qatar y además de a su equipo, Xavi también ejercerá como asesor de Aspire, la academia que forma jugadores con vistas al Mundial de Qatar de 2022, un trabajo que ya desempeñó su compañero de selección Raúl González.

Tras varias horas disfrutando del sol y de la playa, la pareja recogió todas sus cosas y se fue hacia el hotel en el que estaban hospedados. El ex jugador del Barca aprovechó para vestirse mientras Nuria recogía la toalla y a la vuelta se mostraron de lo más sonrientes y cómplices agarrados por la cintura y por el hombro.

La joven se decantó por una camisola estampada en tonos rosjo con la que evitó que se pudiera ver su estado de gestación mientras que el jugador de fútbol eligió un bañador de rayas y una sencilla camiseta de manga corta amarilla. Para protegerse del sol ambos eligieron las gafas de sol y una gorra en el caso de Xavi y un sombrero en el caso de Nuria Cunillera.