Xavi Hernández sobre Aragonés: "Con él cambió todo... iba de cara y se atrevió con los pequeños"

El futbolista del FC Barcelona recordó que le hizo sentir "muy importante" cuando su autoestima era "un desastre".

El internacional español y centrocampista del FC Barcelona Xavi Hernández ha querido despedirse del que fuera su entrenador en la selección española, Luis Aragonés, fallecido este sábado en Madrid, y ha destacado que el madrileño ha sido "fundamental" en su carrera y "en la historia de 'La Roja'", y ha reconocido que le hizo "sentir importante" cuando su autoestima "era un desastre".

  

"Luis es fundamental en mi carrera y en la historia de 'La Roja'. Sin él, nada hubiera sido lo mismo, imposible. Con él empezó todo, porque nos juntó a los pequeños, Iniesta, Cazorla, Cesc, Silva, Villa... Con Luis hicimos la revolución, cambiamos la furia por el balón y le demostramos al mundo que se puede ganar jugando bien. Si no ganamos la Eurocopa no hubiéramos ganado el Mundial, claro que en ese sentido, fue fundamental la llegada de Del Bosque, otro fenómeno", cuenta en un artículo publicado en el diario 'El País'.

  

"En lo personal, Luis me hizo sentir importante cuando mi autoestima era un desastre. Me dio el mando de la selección cuando no lo tenía ni en el Barça. "Aquí manda usted", me dijo, "y que me critiquen a mí"", afirma, por lo que decidió "devolverle la confianza en el campo".

 

  

El jugador azulgrana destaca la figura del malogrado entrenador. "La palabra fútbol en el diccionario tendría que llevar al lado la foto de Luis. Luis es el fútbol hecho hombre, el fútbol hecho persona", indica, y asegura que le echará "mucho de menos".

  

Por otra parte, Xavi relata la comunión que tenía con Aragonés. ""Usted no es japonés, usted me entiende lo que le digo", me dijo una noche", señala. "Luis iba de cara; te miraba en el entrenamiento, se acercaba y te decía: "Usted está haciendo el jeta, ha venido a entrenarse y no le veo. ¡A mí no me gustan los jetas!". Y se iba. Luis nunca engañaba, iba de cara", añade.

  

"A Alemania -Mundial de 2006- no llegué bien, pero me esperó. Venía a verme a Barcelona, preocupado por mi rodilla. Vino Paredes [preparador físico] a subir a La Mola mientras me recuperaba... Luis me llamaba cada dos por tres. "Apriete Xavi, no se duerma que le espero"", confiesa.

  

Además, destacó que el 'sabio de Hortaleza' tuvo que pasar momentos duros por apostar por ellos. "A Luis le dieron mucha caña pero fue él quien marcó el camino, quien le dio a España el estilo que tiene hoy. En eso, siempre coincidimos. Fue Luis quien vio lo que había y apostó por bajitos. "Voy a poner a los buenos, porque son tan buenos que vamos a ganar la Eurocopa". Y la ganamos. Fue inteligente y muy valiente", explica.

  

Por último, el centrocampista catalán reconoce que no era consciente de la gravedad de la enfermedad del ex seleccionador. "Sabía que no estaba fino, pero nunca pensé que tenía algo tan grave, que se iba a ir tan pronto, tan rápido, de esta manera", relató sobre el hombre "con el que más horas" ha pasado "hablando de fútbol".