Xabi Alonso reconoce que echa de menos el Real Madrid

Xabi Alonso, protagonista de la Campaña

El jugador del Bayern de Múnich Xabi Alonso ha reconocido que echa "de menos" a su antiguo equipo, el Real Madrid, y se ha mostrado "seguro" de que el club madridista conseguirá "estar peleando por todo" esta temporada.

"Claro que echo de menos al Real Madrid. Fueron cinco años muy buenos. Allí me sentí reconocido y valorado, respetado, y eso es muy importante para mí", reconoce Alonso en el número de febrero de la revista 'GQ'.

El vasco describe al club merengue como "un equipazo". "Tiene grandes jugadores en todos los puestos, experiencia y base. A pesar del mal comienzo, estoy seguro de que al final va a estar peleando por todo", afirma.

Alonso también habla del exentrenador blanco, Rafa Benítez, con el que coincidió en el Liverpool, como "metódico, trabajador y analítico", pero cree que el madrileño "no" consiguió "darle su toque" al Real Madrid.

El centrocampista también opina sobre las diferencias y semejanzas de dos de los entrenadores que le han dirigido en su carrera, Guardiola y Mourinho. "Los dos son líderes natos. Personas y personajes carismáticos que saben cómo arrastrar y convencer a la gente", indica.

"Hay otras muchas cosas en las que se parecen, ambos son muy emocionales, por ejemplo. Saben transmitir muy bien no solo el conocimiento que tienen del fútbol, sino también la capacidad psicológica que poseen para llegar hasta la fibra del jugador", añade al respecto.

En este sentido, advierte que "conseguir que el equipo se pelee por ti es muy complicado". "Y esa es una virtud fundamental. Da igual lo bueno que seas entrenando; si al final los jugadores no están contigo, la cosa no va a funcionar", remarca.

El jugador vasco califica su experiencia con su actual equipo, el Bayern de Múnich, como "fantástica", dejando claro que el conjunto alemán es un club "muy potente" y con una "organización impecable, perfectamente estructurada".

Sobre el fútbol actual, el centrocampista español piensa que refleja "la propia sociedad". "Lo importante es intentar adaptarse y saber hasta dónde tienes que preservar la sustancia de lo que es el juego, integrando a la vez otros condimentos positivos que puedan aparecer. Al final esto es un espectáculo. Hay que conseguir que funcione, que siga siendo atractivo para el espectador", sentencia.