Wert destaca la obra "valiente, duradera y personal" con la que Bonald se suma a los grandes de las letras hispánicas

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha destacado la obra "valiente, duradera y personal" gracias a la cual José Manuel Caballero Bonald, Premio Cervantes 2012, se une al nombre de los "grandes de las letras hispánicas".



MADRID, 23 (EUROPA PRESS)



Durante el discurso que ha pronunciado en la ceremonia de entrega del galardón más importante de las letras hispánicas, Wert ha subrayado la "poesía que redime, salva y libera: al brío de un estilo que se alza contra lo irremediable, a la celebración de la vida, a la noche recobrada, a los barcos reales o soñados en los que se ha embarcado para saciar su sed de aventura".

El ministro ha recordado las palabras que pronunció el Premio Cervantes 2012 en el momento en el que recibió la noticia "Ya me tocaba". "Nada es más arrogante que la falsa modestia", ha manifestado Wert, en reconocimiento de "la sinderidad que le honra".

Este premio reconoce la "grandeza de su literatura, que se ha nutrido de su rebeldía, de su valor cívico y del amor por la tradición del idioma". "Toda la riqueza de nuestras distintas expresiones literarias confluye en el crisol de su genio creativo", ha indicado.

Caballero Bonald, andaluz de Jerez y con raíces cubanas y francesas, fue "uno de los artífices de la gran renovación poética que llevó a cabo la generación del medio siglo o el grupo de los años cincuenta, una pléyade de creadores excepcionales que irrumpió en las letras españolas con la peregrinación a Colliure en 1959, para rendir homenaje a Antonio Machado ante su tumba, en el vigésimo aniversario de su muerte".

Wert ha recordado a Jorge Guillen, una figura del exilio literario


español, quien hace 36 años inauguró el Premio Cervantes en esta ciudad de Alcalá de Henares. "Hoy, con Caballero Bonald, uno de los grandes representantes de la disidencia democrática bajo la dictadura franquista, establecemos el otro cabo de la línea canónica en la que se plasma la ininterrumpida continuidad de una literatura nutrida en el generoso espíritu de Cervantes al que se refirió Luis Cernuda".

CERVANTES, "INAGOTABLE VENERO DE LECCIONES"

Asimismo, ha puesto de relieve la obra "del más ilustre hijo de Alcalá de Henares", Miguel de Cervantes, "el mejor ejemplo de la


aleación de imaginación y realismo, tradición y modernidad, arraigo en una lengua heredada del pasado y libertad y apertura en su tratamiento del presente". Para el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Cervantes "sigue siendo nuestro contemporáneo. Su obra nos ofrece un inagotable venero de lecciones y enseñanzas".

Precisamente, la obra de Caballero Bonald es, en palabras de Wert, "uno de los lugares donde la lección de Cervantes cobra vida y se actualiza. "Sensible a la imaginación cervantina y familiarizado con sus giros y recodos, Caballero Bonald comparte con Luis Cernuda la convicción de que alguien que escribió el Quijote es un buen poeta", señala.

El mar y la noche son dos elementos intermitentes en su obra, que el ministro califica de "recuento poético de lo vivido en las difusas fronteras que separan el territorio de lo acostumbrado y ordinario de los dominios fabulosos solamente abiertos al auténtico artista".

Para Wert, su impulso crítico "no está reñido con la esperanza" y el lector puede observar que "aun situándose en brumosas latitudes donde no existe norma ni concierto, aun sublevándose contra la miseria de la realidad, aun aceptando la duda y el escepticismo como


únicas certezas. "Caballero Bonald conserva su capacidad de maravillarse ante cada milagro de la vida cotidiana", ha indicado en su discurso.