"Vivir con los padres no puede ser un agravante"

PSOE, IU Y UGT rechazan que el Gobierno condicione los 400 euros a las circunstancias familiares del parado
PSOE, Izquierda Unida y UGT han mostrado su rechazo a la medida del gobierno sobre las ayudas a los parados, de tal manera que la renta de los padres contará para conceder los 400 euros.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, cree que los cambios del Plan Prepara aprobados este viernes por el Consejo de Ministros "castigan a los jóvenes" y lamenta que, aunque los socialistas "obligaron a rectificar" al Gobierno, "lo ha hecho a medias", según a manifestado en su cuenta de twitter.

Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE, también ha lamentado la "gran e injusta chapuza" del Gobierno, que a su juicio ha aprobado unos cambios "forzados, tarde y mal".

En la misma línea, el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, también ha recurrido a la red social para expresar la opinión del partido con respecto a la prórroga del Prepara. "Confirmado. El Gobierno quiere dar gato por liebre con su rectificación forzada de 400 euros excluyendo a los jóvenes. No estamos de acuerdo", ha escrito.

También ha mostrado su disconformidad el coordinador federal de IU, Cayo Lara, que ha defendido este viernes que el hecho de volver al domicilio familiar no puede considerarse "un agravante más de los que ya tienen" los jóvenes en paro a la hora de recibir la ayuda para desempleados que hayan agotado sus prestaciones que prevé el Plan Prepara.

A juicio de Lara, "sobran razones" para ayudar a esos jóvenes que se han quedado en paro y se ven obligados a regresar a vivir con sus padres. "Es incomprensible que además el Gobierno les castigue y les quite la ayuda si vuelven, ya que del deterioro del empleo tiene mucho que ver el Gobierno", ha denunciado.

Asimismo, ha confesado que espera que al dar a conocer la "letra pequeña" de la prórroga del Plan Prepara no se descubra que el Gobierno ha "ejercido de trilero" anunciando la subida de 50 euros para algunas familias, en el caso de que ese incremento haya sido sólo "una excusa de marketing" para dar buena imagen.

LOS SINDICATOS, TAMBIÉN EN CONTRA

Los sindicatos también se han unido a esta protesta. El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha calificado los cambios de "claramente insuficientes" para "paliar" la pérdida de poder adquisitivo y protección social de los españoles y ha lamentado que el Gobierno haya "desoído" las propuestas sindicales para hacer más eficiente este programa, que garantiza una ayuda a los parados de larga duración que han agotado todas las prestaciones.

"Con esta prórroga parece que se pretende que haya una mejora hacia las personas con responsabilidades familiares, pero en el fondo y en la forma se está endureciendo el acceso (a esta ayuda), sobre todo a los desempleados más jóvenes", ha alertado el sindicalista.

Además, ha manifestado su "más absoluto rechazo" al principal cambio en los criterios de concesión de esta ayuda, que a partir de ahora tendrá en cuenta las circunstancias familiares del solicitante. "No compartimos en absoluto que sean las familias las que tengan que hacerse cargo de los jóvenes desempleados, cuando la Constitución a quien plantea obligaciones y deberes es a los poderes públicos. Esos argumentos son claramente injustificados y están fuera de lugar", ha añadido Ferrer.