¿Vives seguro en casa? Evitar caídas es calidad de vida

Examinamos los riesgos más comunes en el hogar y cómo evitar las caídas repetidas.

Las caídas suponen la quinta causa de muerte en el anciano después de las enfermedades cardiovasculares, neoplásicas, cerebrovasculares y pulmonares. Sólo el 5% de las caídas dan lugar a fracturas de cadera, sin embargo sus repercusiones son muy graves dado que el 30% de los mayores que las sufren mueren dentro del primer año siguiente a que éstas se produzcan.

 

Según explica a Infosalus Cristina Alonso, responsable de la Unidad de Caídas del Hospital Universitario de Getafe (Madrid), los mayores desarrollan un síndrome ansioso-depresivo caracterizado por el miedo a volverse a caer que suele volverles más dependientes y frágiles.

 

En estos casos es importante el apoyo continuado de familiares y personal médico y emprender estrategias como las que realiza este hospital madrileño: la visita de un terapeuta ocupacional y un médico al domicilio del mayor para evaluar los riesgos y conseguir un entorno lo más seguro posible para él.

 

Alonso señala que lo más importante cuando se producen caídas es no considerarlas algo normal de la edad y consultar siempre a un médico para detectar posibles trastornos en la marcha, en la fuerza muscular e incluso cardíacos.

 

A SALVO EN CASA 

 

Nuria García, terapeuta ocupacional del Hospital Universitario de Getafe encargada de estas visitas domiciliarias de evaluación de riesgos, explica que su trabajo consiste evaluar las destrezas motoras de los pacientes y buscar los medios para realizar los cambios necesarios en el domicilio sin que ello suponga un detrimento económico para el mayor o sus familias.

 

García, que señala la importancia de que los familiares ayuden al mayor a eliminar posibles hábitos peligrosos, expone a Infosalus 8 ámbitos a estudiar para una casa segura:

 

1. Iluminación  Las personas mayores suelen vivir en casas antiguas con una baja potencia eléctrica, si la luz es en gran medida artificial, ésta debe ser potente. Además es muy importante evitar los posibles reflejos ya que el déficit visual en los mayores hace que la adaptación de la pupila a los cambios de luz sea tan lenta que en el periodo de tiempo que se produce pueden ocurrir caídas.

 

2. Suelo Es necesario evitar en lo posible el efecto deslizante del suelo. Aquí es importante cambiar el hábito de caminar descalzos en calcetines para levantarse a media noche al cuarto de baño y siempre encender la luz al moverse por el domicilio.

 

3. Cables y objetos Cualquier elemento que pueda encontrarse en la dirección de la marcha puede ser un peligro potencial para una caída. Deben eliminarse los cables largos para dar luz a algún electrodoméstico y las alfombras alargadas del pasillo o las más grandes del salón.

 

4. Puertas Tienen que mantenerse abiertas y fijas a través de mecanismos que no den lugar a tropiezos. Es importante además no colgar nada de los tiradores como perchas, ya que el mayor puede engancharse y no poder frenar la caída.

 

5. Espacios Hay que adaptarlos a las actividades diarias y eliminar los muebles auxiliares y la profusión de marcos de fotos, figuritas, recuerdos de viajes y demás objetos que terminan por reducir el espacio en el que se vive.

 

6. Cocina  Se recomienda colocar el menaje de cocina a una altura que evite esfuerzos y sobre todo despejar el área donde se cocina de todo tipo de utensilios que puedan dar pie a un accidente como el vuelco de una sartén con aceite caliente. Además, no se deben utilizar pequeñas alfombras para evitar las salpicaduras durante la preparación de la comida ya que pueden dar lugar a resbalones y caídas. Es clave eliminar la tentación de subir a sillas, banquetas o escaleras para alcanzar los objetos en la cocina o en cualquier espacio del domicilio.

 

7. Cuarto de baño  Es junto a la cocina el espacio de la casa donde más caídas se producen por eso es también la estancia donde más cambios deben hacerse. A continuación se exponen los más importantes:

 

- Si no es posible cambiar a plato de ducha, existen algunas soluciones para adaptar la bañera como sillas y tablas para evitar que los mayores tengan que entrar dentro y evitar los riesgos de pasar primero una pierna y luego la otra:

- En el caso de que se vaya a colocar un plato de ducha, éste debe tener un suelo específico antideslizante y evitar posibles alfombras o pegatinas que en vez de ayudar pueden dar lugar a una caída.

- Se deben instalar agarraderos atornillados y no los que tienen un sistema de ventosas que puede fallar y ser la causa de caída. Es conveniente también la existencia de agarraderas cerca de la taza del váter y del lavabo para evitar que éste se convierta en elemento de sujeción, con el consiguiente riesgo de rotura y heridas en el mayor.

- Es importante además dejar las cortinas de la ducha abiertas, ya que suelen ser otro elemento común de sujeción ante posibles desequilibrios.

 

8. Escaleras  Deben existir pasamanos en los espacios de la comunidad de propietarios ya que además la legislación vigente obliga a la instalación de barandillas cuando uno de los propietarios así lo exige. Cuando las escaleras pertenecen al domicilio se instalarán en el lugar más seguro, según las habilidades motoras de la persona y en ocasiones en ambos lados para permitir subir y bajar con consistencia.