Vincenzo Paglia defiende en la UCAV el papel de la familia como futuro de la sociedad

El presidente del Pontificio Consejo para la Familia, Monseñor Vincenzo Paglia, ha expuesto las dificultades que afrontan las familias en la conferencia “El sínodo de la Familia” que ha pronunciado en la Universidad Católica de Ávila (UCAV). En la conferencia, ha explicado que “la familia ha fundado Ávila” y es la “responsable de que la sociedad aprenda a vivir en paz entre personas diversas”.

La Iglesia Católica siente la responsabilidad de reflexionar sobre el dilema de la sociedad contemporánea que en este momento sufre de una manera particular por primera vez en la historia humana, según ha asegurado el Presidente del Pontificio Consejo para la Familia. “El tríptico que Dios donó al mundo y que Jesús consagró como sacramento –matrimonio, familia, vida- por primera vez está desestructurado”.

 

Los individuos quieren reconstruirlo a su imagen, por lo que existe el riesgo de construir una sociedad de familiaridad, compuesta no sólo por sociedades, sino por individuos. “Este mundo compuesto sólo de individuos sería un mundo terrible y cruel porque no respeta nada”. Por eso, “hablar de familia hoy significa hablar de un futuro del mundo de nuestra sociedad, pacífico, solidario y también feliz”.

 

Monseñor Vicenzo Paglia ha profundizado en la institución de la familia, núcleo vital de la sociedad, en un momento en el que la familia está viviendo nuevos desafíos consecuencia de la actual y generalizada crisis económica, social y de valores. Estas reflexiones se trataron recientemente en el Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre la Familia, convocado por el Papa Francisco y realizado desde el 5 al 19 de octubre.

 

En él se presentó el “Mensaje de la Asamblea del Sínodo sobre los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”, en el que abordaron las dificultades que afrontan las familias y el papel de la Iglesia en su evangelización.

 

Esta asamblea sinodal fue preparada a partir de las respuestas al cuestionario enviado a las Iglesias de todo el mundo, que ha permitido escuchar la voz de tantas experiencias familiares. El Sínodo ha ayudado a contemplar la realidad viva y compleja de las familias que servirá de base para el Año Internacional de la Familia en 2015.

 

VINCENZO PAGLIA

Nació en Boville Ernica (Frosinone – Italia) el 12 de abril de 1945, se licenció en Teología y en Filosofía en la Universidad Lateranense, y en Pedagogía en la Universidad de Urbino.

 

Fue ordenado sacerdote el 15 de marzo de 1970 y desde 1981 a 2000 fue párroco de la Basílica de Santa María en Trastévere en Roma; fue asistente eclesiástico de la Comunidad de San Egodio y es el postulador de la causa de beatificación del arzobispo de San Salvador Óscar Arnulfo Romero.

 

El 2 de abril de 2000 fue ordenado obispo de Terni-Narni-Amelia en la catedral de San Juan de Letrán. Desde 2002 preside la Federación Bíblica Católica Internacional y entre 2004 y 2009 fue también presidente de la Comisión de Ecumenismo y Diálogo de la Conferencia Episcopal Italiana.

 

Ha desempeñado un importante papel en el diálogo entre el Vaticano y las Iglesias ortodoxas rumana y rusa y ha seguido con especial atención la situación balcánica. Fue el primer sacerdote que obtuvo permiso para entrar en Albania, antes de las elecciones libres de marzo de 1991. Fue miembro de la Delegación Pontificia para la primera Visita Pastoral a Albania y en esa ocasión logró la reapertura del Seminario y la devolución de la Catedral de Scutari.

 

Su trabajo ha sido especialmente intenso en las cuestiones relativas a Kósovo, logrando que se produjera el único acuerdo entre Milosevic y Rugova para la normalización del sistema escolar-educativo en la región y obteniendo la liberación de Rugova durante la guerra de 1999.

 

Por su compromiso con la paz, recibió en 1999 la Medalla Gandhi de la Unesco y en 2003 el Premio Madre Teresa del gobierno albanés. Ha recibido también los premios San Valentín de Oro, Premio para el diálogo de la Ciudad de Orvieto, Premio Grinzane Terra d’Otranto, Premio “Ernest Hemingway Lignano Sabbiadoro” y el Premio para el Tercer Centenario de San Danilo príncipe de Moscú, que le fue consignado por el Patriarca Alexis.

 

Ha colaborado en la cátedra de Historia Contemporánea en la Sapienza de Roma y ha publicado estudios y artículos sociales y religiosos, especialmente sobre la historia de la pobreza.

 

El 26 de junio de 2012 el Papa Benedicto XVI le elevó a la dignidad de arzobispo y le nombró presidente del Pontificio Consejo para la Familia.