Victoria y sobre todo buena prueba para la tensión de España

Pau Gasol ante la defensa de dos jugadores turcos

La selección española permanece invicta en su camino de preparación a la Copa del Mundo después de vencer a Turquía en Estambul (63-70) en el único encuentro que los de Juan Antonio Orenga jugarán este verano fuera de suelo españoL.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

TURQUÍA: Arslan (3), Osman (7), Preldzic (6), Hersek (10), Asik (7) -cinco inicial- Akyol (7), Güler (5), Emnis (2), Tunceri (3), Savas (5), Gonlum (6), Mahmutoglu (2), Dalbay, Aldemir.

 

ESPAÑA: Rubio (2), Llull, Rudy Fernández (10), Ibaka (7) y Marc Gasol (16) -cinco inicial- Navarro (10), Reyes (12), Calderón, Díaz, Pau Gasol (13) Claver, Rodríguez.

 

ÁRBITROS: Söylemezoglu, Yilmar, Çilingir. Sin eliminados por faltas.

 

PABELLÓN: Abdi Ipekci.

Afrontaba España el compromiso más difícil de la gira preparatoria en cuanto al contexto del mismo. Tras tres encuentros jugando al calor de la afición española, los de Orenga viajaron hasta Estambul, para ser visitantes contra una de las aficiones más pasionales del planeta. Y los españoles notaron la condición de visitantes, ya que tuvieron que sudar mucho más que el pasado martes, cuando ganaron cómodamente (77-55) al mismo rival en Granada.

 

Y es que no fue hasta el último minuto cuando la selección española consiguió sentenciar el triunfo. Con 63-64 en el marcador, los hermanos Gasol asumieron la responsabilidad y evitaron cualquier atisbo de sorpresa. Pau con un gancho y Marc con cuatro tiros libres sin fallo y una gran defensa sobre Omer Asik finiquitaron el partido para España.

 

Una vez más el peso del ataque español recayó sobre los de Sant Boi. El mayor de la dinastía consiguió 13 puntos y 7 rebotes en poco más de 20 minutos de acción; el mediano, por su parte, fue el mejor del partido con 16 puntos y 13 rebotes.

 

Y tuvieron que acudir al rescate de un partido que a falta de poco más de siete minutos España tenía encarrilado (48-61, min.33). Después de un inicio en el que avisaron de sus intenciones con un parcial de 0-10 tras la primera canasta turca, la iniciativa en el marcador casi en todo momento para los de Juan Antonio Orenga.

 

Además de los Gasol, tuvieron trascendencia en el juego ofensivo los madridistas Felipe Reyes y Rudy Fernández -22 puntos entre ambos- y también el capitán de la selección, Juan Carlos Navarro, que estuvo de dulce desde la línea de tres puntos, sobre todo en un tercer cuarto en el que España dio un estirón (42-51, min.27) que en ese momento parecía el principio del fin del partido.

 

TURQUÍA LUCHÓ HASTA EL FINAL

 

A pesar del buen triunfo, el partido tuvo alguna conclusión negativa para la expedición española. Hasta cinco jugadores -Calderón, Ricky Rubio, Llull, Claver y Sergio Rodríguez- finalizaron el partido sin anotar. Es la gran rémora aún del conjunto de Orenga: falta finalizar un partido con la sensación de un gran partido de todo el bloque.

 

Pero Turquía estaba delante de los suyos y no vendió barata su piel. Los locales repartieron bien la responsabilidad ofensiva. Hasta doce de los jugadores turcos que salieron a la cancha anotaron al menos dos puntos y solo uno, Hersek, consiguió llegar a la decena. La estrella local, Omer Asik, hizo un notable partido con siete puntos y siete capturas.

 

La labor coral de los de Ataman hizo que consiguieran apurar sus opciones de vencer a la subcampeona olímpica hasta el último minuto. Un triple de Arslan y una canasta de Osman dejaron el partido en un pañuelo antes de los instantes finales de dominación de los Gasol.

 

Con ese impulso final, el encuentro se convirtió en un buen 'test' para ensayar conceptos tácticos en momentos de tensión y en los que el partido está en el alero. Los hermanos Gasol lo resolvieron y España consiguió la decimotercera victoria de su historia ante los otomanos en los 19 partidos que han disputado.