Ventas del comercio: más de un año en picado

Las ventas del comercio en Castilla y León han superado la barrera del año de caídas y el pasado septiembre sumaron un nuevo mes de retroceso, el decimotercero consecutivo. La crisis de consumo lo está poniendo muy difícil al sector que ha perdido un 20% de su volumen de negocio.

El índice de ventas del comercio minorista se anotó el pasado septiembre un nuevo retroceso, el decimotercer mes consecutivo de caídas, que acentúa la crisis del sector. Según el dato publicado por el INE, el índice se contrajo 11,1 puntos en septiembre con respecto al mes de agosto, y deja muy atrás la mejoría experimentada en julio. En términos interanuales, este indicador lleva ya más de un año en caída libre.

 

La última vez que mejoró el resultado con respecto al de 12 meses atrás fue en agosto de 2012. Desde entonces, la cifra de ventas del comercio minorista en la Comunidad ha encadenado 13 meses de mermas. No ha importado que, por el medio, se haya superado la campaña de Navidad o los nuevos períodos de rebajas de invierno y de verano, porque no ha servido para mejorar la cifra de ventas.

 

En todo este recorrido, la cifra de ventas ha perdido casi 20 puntos, lo que supone una merma de una quinta parte de la cifra de negocios en este último año. La tendencia en Castilla y León es la opuesta a la nacional, donde en septiembre se rompió precisamente una racha de un año entero de caídas en la cifra del comercio minorista.