¿Vas solo/a a una boda? Claves para acabar con tu soltería en el banquete

DE BODA EN BODA

Inauguramos oficialmente la época, por excelencia, de las bodas. Puede que tengas pareja y vayas acompañado pero ¿qué pasa si estás soltero?

En Meetic son expertos en este tipo de situaciones y por eso con su ayuda, vamos a contarte que ir a una boda estando soltero es una de las mejores cosas que te puede pasar y de la mano de nuestra dating coach, María Garay, te vamos a dar unos tips para aprovechar la ocasión:

UNA FANTÁSTICA OPORTUNIDAD PARA CONOCER GENTE NUEVA Y ¡DE CONFIANZA!

Lo bueno que tienen las bodas es que todos son conocidos de alguien y el ambiente es familiar y acogedor. Así que si asistes sin acompañante, tienes una fantástica oportunidad para encontrarlo entre los amigos y familiares de los novios, y además "avalado" o "con sello de garantía" de que es alguien que merece la pena, cosa que no ocurre muy a menudo.

DEFINE TUS PROPIOS OBJETIVOS PARA LA BODA

Y si en ellos encaja la posibilidad de buscar pareja, planea tu propia estrategia con antelación. Aprovecha tus influencias para indagar sobre el tipo de personas que irán a la boda, y si es posible, para que te "coloquen" estratégicamente en una mesa donde sepas que acudirán aquellas personas que te interesan o que hayas fichado con antelación.

SAL DE TU ZONA DE CONFORT

Coquetear en las bodas es algo natural incluso "esperado" así que no es momento ni lugar para la timidez. Abandona tu zona de confort y aprovecha la ocasión para interactuar con el resto de invitados de una forma abierta y relajada. La clave está en que sigas siendo tú, pero con una actitud más predispuesta a la seducción. Igualmente no escatimes a la hora de hablar, y durante el banquete, utiliza toda la información privilegiada "confesable" que tengas y que te vincule especialmente con los novios (anécdotas, momentos divertidos, aventuras).

BUEN HUMOR PARA COMENTARIOS INOPORTUNOS SOBRE TU SOLTERÍA

A veces es inevitable que te hagan un comentario en tono "lastimero" a cerca de tu soltería o te den una palmadita en el hombro Si se da el caso, tómatelo con una gran dosis de filosofía y humor, y acepta que ni tu forma de ver las cosas ni tus propios objetivos han de coincidir con los de los demás y esa es justamente la magia de la vida.

Seguro que a partir de ahora tendrás más ganas de asistir a una boda soltero/a. 


Aprovecha todas las ventajas, juega, atrévete y quién sabe ¡de una boda sale otra boda!