Valverde, 'Purito' y Nibali se retan por el 'rojo' en una Vuelta llena de montaña

Impredecible campeonato con 11 finales en alto

La 68ª edición de la Vuelta a España, que empieza a rodar este sábado 24 de agosto en las Rías Baixas gallegas hasta la llegada final en Madrid el 15 de septiembre, presenta un recorrido espectacular y exigente, con hasta once finales en alto, del que se espera una lucha constante y sin tregua entre los aspirantes, con Alejando Valverde, 'Purito' Rodríguez y Vincenzo Nibali al frente, hasta llegar a la capital española previo paso el día anterior al temido Angliru y con 3.358,9 kilómetros en las piernas.

 

   Con el objetivo de enganchar al aficionado 'amateur' y de volver a enamorar a los más apasionados y fieles, esta Vuelta pone sobre la mesa todos los elementos posibles para crear un espectáculo superior al que se vio en el Giro y el centenario del Tour de Francia, que será homenajeado en esta ronda española, a la espera de que los ciclistas respondan y vayan de la mano en la consecución del mismo.

 

   Pese a las ausencias sonadas del vigente campeón, Alberto Contador, Nairo Quintana, los británicos Chris Froome o Bradley Wiggins o la de Andy Schleck, que podían haber venido a buscar un gran final de temporada, hay grandes bazas y nombres entre estos candidatos. Sin duda, Valverde y 'Purito' son los que más suenan en las 'quinielas' junto a italiano Nibali, vencedor en 2010 y vigente campeón del Giro de Italia.

 

   No obstante, no estarán solos en la pugna pues son muchos quienes vienen a la Vuelta a dejarse ver arriba, desde estrellas en su ocaso a las emergentes que deben reinar en el futuro. Sin Quintana, Valverde es el claro líder del Movistar como lo es el 'Purito' de su Katusha, con su escudero fiel Dani Moreno, mientras que Nibali trae en su Astana a Janez Brajkovic y Jacob Fuglsang, un danés que sorprendió en el pasado Tour de Francia con su séptima posición.

 

   Pero en caso de que no haya una lucha 'fratricida' como las que protagonizaron Wiggins y Froome hace dos años o el propio Valverde con Quintana en el pasado Tour, con el colombiano segundo en París, hay otros en órbita a la espera. Entre ellos, unos hombres de Euskaltel consternados por el adiós del equipo y con fuerza extra para despedirse de la mejor manera, con Samuel Sánchez, Igor Antón o Mikel Nieve.

 

   Lejos de nuestras fronteras encontramos a otros colombianos que quieren sumarse al gran año de sus compatriotas, como Carlos Alberto Betancour, que tras ser quinto en el Giro aterriza en Galícia como jefe de filas del AG2R junto a Domenico Pozzovivo, una posible sorpresa, o los del Sky Sergio Luis Henao y Rigoberto Urán, subcampeón del Giro. El Belkin llega con Bauke Mollema (sexto en el Tour) y Laurens Ten Dam como aspirantes de la mano de su anfitrión Luis León Sánchez, mientras que Ivan Basso, líder del Cannondale, espera estar cerca de su compatriota Nibali y restarle protagonismo tras una mala campaña y llegar con mejores sensaciones a la cita.

 

   Michele Scarponi, Daniel Martin, Jerome Coppel, Thibaut Pinot, Thomas de Gendt o Roman Kreuziger, líder del potente Saxo-Tinkoff del ausente Contador, son otros nombres a seguir en esta Vuelta, que acogerá también a figuras de la talla de Philippe Gilbert, Fabian Cancellera o Tyler Farrar, que buscarán sus opciones de triunfo.

 

EMOCIÓN CON ONCE FINALES EN ALTO

 

   Que la segunda etapa sea de montaña y que en la tercera se suba al Mirador de Lobeira en Vilagarcía de Arousa es una clara muestra de las intenciones de esta Vuelta, que visitará el Fin del Mundo y subirá por primera vez al Alto de Peñas Blancas o el de Hazallanas en busca de nuevas rampas que pongan a prueba a quienes quieran vestir de 'rojo'.

 

   No habrá pie para la relajación, con unas escasas seis etapas llanas para los 'sprinters' y las siestas que tan bien sientan después de comer con la Vuelta de fondo. Este año la organización quiere huir de ello con 13 etapas de media o alta montaña, once finales en alto y unas llegadas que tendrán a todo el pelotón en tensión. Si uno de los favoritos se duerme o tiene una pájara inesperada podría perder sus opciones fuera de las etapas clave, con lo que los nervios estarán a flor de piel.

 

   Ya de inicio habrá sorpresas, pues los protagonistas partirán desde un bote en la ría de Vilanova de Arousa para emprender una crono por equipos (27,4 km) desde una batea de mejillones que abrirá el telón. Llegadas picadas para escapadas o para empezar a arañar segundos entre los favoritos, grandes cimas con el obligado paso por los Pirineos, Andorra, más la llegada inédita a Peyragudes y las cotas asturianas con el Angliru como estrella en la penúltima etapa son sinónimo de dureza, emoción y el buscado espectáculo. Además, habrá una crono individual de 38,8 kilómetros en Tarazona que no será obstáculo para los escaladores, grandes candidatos al triunfo final.

 

HOMENAJE AL TOUR EN SU CENTENARIO

 

   Dentro de este inacabable recuento de finales en alto destaca el final de la etapa reina, la número 15 del domingo 8 de septiembre, entre Andorra y Peyragudes sobre 224,9 kilómetros. Después de subir el día anterior la Collada de la Gallina andorrana, donde ganó Alejandro Valverde el pasado año, esta etapa 'francesa' es un homenaje al Tour de Francia y a su centenario, ya que es inédito en la Vuelta a España un final de etapa en el país vecino, y lo hará en un puerto de 1ª categoría al que llegarán tras subir el Port del Cantó, el Port de la Bonaigua y el Col du Port de Balés, este ya en territorio francés.