Valladolid registra 413 denuncias por violencia de género en lo que va de año, el 33,6% en el medio rural

Reunión de los miembros del Viogen
En lo que va de año se han registrado en la provincia de Valladolid un total de 413 denuncias de casos de violencia de género, de las cuales 139 reflejan situaciones ocurridas en el medio rural, lo que supone un 33,6 por ciento del total.
VALLADOLID, 31 (EUROPA PRESS)

En lo que va de año se han registrado en la provincia de Valladolid un total de 413 denuncias de casos de violencia de género, de las cuales 139 reflejan situaciones ocurridas en el medio rural, lo que supone un 33,6 por ciento del total.

Estos datos se han puesto sobre la mesa en la reunión de los responsables de las entidades e instituciones implicados en la aplicación en la provincia de Valladolid del Plan Regional contra la Violencia de Género que se ha celebrado este miércoles bajo la presidencia del subdelegado del Gobierno, José Antonio Martínez Bermejo.

En la actualidad, en el ámbito rural de la provincia no existe ninguna víctima con riesgo alto o extremo, pero hay dos mujeres con riesgo medio, según la terminología utilizada en los protocoles que se aplican a la hora de calibrar las denuncias y que reflejan el entorno y las circunstancias de cada denunciante.

En aplicación de esos protocolos y con datos de 30 de septiembre, hay 628 mujeres en la provincia que reciben atención policial activa y 30 las que son usuarias de un dispositivo TAM, seguimiento telemático. Hasta el momento y desde inicio de año se han concedido 426 órdenes de protección en la provincia.

El Plan Regional contra la Violencia de Género comenzó a aplicarse en julio de 2008, como una iniciativa dirigida a abordar, de manera específica, el problema de la violencia de género en los municipios de Castilla y León de menos de 20.000 habitantes y ante la constatación de que las mujeres del ámbito rural interponen menos denuncias y viven en ambientes menos sensibilizados con este problema, en comparación con las mujeres de centros urbanos.

Entre sus objetivos se encuentra, fundamentalmente, el de articular la colaboración y cooperación entre la Guardia Civil, los CEAS, los ayuntamientos implicados y los Centros de Salud. Se pretende conseguir un mayor intercambio de información entre estas instituciones para que la víctima pueda recibir una asistencia social integrada y completa en el medio rural.