Valladolid conquista el corazón de Madrid fusión a través... del estómago

Más de 300 congresistas VIP del evento gastronómico Madrid Fusión participan en la comida de clausura ofrecida por nueve restaurantes vallisoletanos con más de 3.500 raciones.

UN PLACER PARA LOS PALADARES

 

Exquisitas especialidades han estado presentes en el menú vallisoletano para este gran escaparate gastronómico. El restaurante Ángela ha presentado 'Valladolid en primavera'; Ceyjo, sus populares croquetas; La Garrocha, ceviche de corvina, mango y fruta de la pasión y Los Zagales, su premiado Puro relleno de sardina. Tampoco han faltado los guisos como el potaje castellano del restaurante María y judiones estofados con pavo escabechado que ha cocinado el restaurante Campogrande. El menú se ha rematado con dos postres: unas torrijas castellanas de Aquiarium-Sabores y los Huevos en cesta de La Criolla.

 

Han sido más de dos horas de continuas sorpresas. De deleite para el paladar y disfrute de los sentidos Una sinfonía de sabores, texturas, olores y colores. La tierra vallisoletana reducida a un pedacito de plato, en esos pinchos y tapas donde la ciudad del Pisuerga sigue ostentando el trono. Valladolid ha conquistado, un año mas, los corazones -a través del estómago- de más de trescientas personas, muchas de ellas muy conocidas, en el almuerzo clausura del congreso gastronómico de Madrid Fusión.

 

Han sido más de 3.500 raciones que han de gustado cocineros como José Andrés, que ha lanzado una oda a la gastronomía vallisoletana, Pedro Subijana o la televisiva Susi Díaz, jurado del concurso Top Chef. Por los salones del Palacio de Congresos han desfilado caras tan conocidas como Carlos Suárez, presidente del Real Valladolid, quien ha dicho que la cocina de Valladolid es de Primera División, y que el ascenso del Pucela vendría muy bien a los hosteleros de la ciudad. Tampoco ha faltado la presidenta nacional del PSOE, Mikaela Navarro, quien ha saludado al alcalde, el socialista Óscar Puente.

 

Entre los más conocidos destaca el chef italiano Mássimo Bottura que ha dado buena cuenta del Lechazo Taj Mahal que ha llevado a Madrid el restaurante Don Bacalao, y que fue el ganador del Concurso Nacional de Pinchos.

 

El alcalde -acompañado de la concejal de Turismo, Ana Redondo; el presidente de la Cámara de Comercio, Carlos Villar, y el presidente de los hosteleros vallisoletanos, Jaime Fernández- minutos antes de que comenzara el gran banquete ha visitado el trabajo de los cocineros en los fogones. Un buen equipo se encargaba de que todo estuviera preparado en esta "gran oportunidad" para que Valladolid, una vez más, pusiera la guinda a tres días en los que Madrid Fusión ha sido un hervidero de las nuevas tendencias de la gastronomía mundial, con los primeros espadas del sector.

 

MENÚ CONSENSUADO Y DE FUSIÓN

 

Jesús Núñez, el restaurador del hotel Felipe IV, que actuaba como jefe de cocina, definía el menú como "consensuado y de fusión" con una mezcla de los pinchos y los guisos más vanguardistas y también tradicionales de la tierra, donde tampoco ha faltado el lechazo asado, que ha causado furor entre los más de 300 congresistas VIP que han podido saborear el almuerzo.

 

Ana Redondo, concejal de Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, ya pensaba en futuro y adelantaba que el próximo año, alguno de los "magníficos cocineros" de la ciudad puedan participar con una ponencia en el gran plenario instalado en el congreso. Asimismo, Redondo agradecía al anterior equipo de Gobierno haber abierto el camino de Madrid Fusión, con este almuerzo que sirve de clausura al evento. Una comida para chuparse los dedos y conquistar el corazón de los comensales a través, claro está, del estomago.

Noticias relacionadas