Valenciano avisa de que las prisas no son buenas y los ciudadanos esperan del PSOE "algo más que una cara"

Elena Valenciano
López no cree que el PSOE deba seguir "torturándose" con sus errores: "Cada vez que hacemos una propuesta estamos haciendo autocrítica"


MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, advierte a los 'impacientes' de su partido que "la impaciencia y las prisas nunca fueron buenas consejeras" y que los ciudadanos esperan del PSOE "algo más que una cara".

"Desean que les marquemos los objetivos claros que han de sacarnos del pozo de la crisis y los medios para conseguirlos", afirma en un artículo publicado en la revista del PSOE, 'El Socialista', recogido por Europa Press.

Según Valenciano, si el PSOE fue capaz de asumir ese reto en 1982, en una "terrible crisis institucional, económica y social", podrá hacerlo ahora y en esa tarea "la puerta está abierta a todos y a todas".

La 'número dos' del partido alude al plan 'Hacer PSOE 2015', con el que la dirección quiere modernizar la organización y hacer frente a la caída "preocupante" de afiliados en los últimos cuatro años, y afirma que ese plan es sólo un "punto de partida" para que el partido crezca y que se completará con las decisiones que se adopten en la Conferencia Política, incluida la regulación de las primarias abiertas a no militantes para elegir candidato a la Moncloa.

"Pero primero lo primero: la reformulación de nuestras propuestas a los ciudadanos y después, en su momento, elegir a la persona, al candidato capaz de llevar a cabo esas propuestas con el apoyo de los ciudadanos", añade.

Además, subraya que para volver a ganar base social el PSOE tiene que dejar de mirar "hacia adentro" y abrirse a la sociedad. "El tiempo de lamernos las heridas ya ha pasado, es el momento de cruzar el desierto y ofrecer a los ciudadanos nuestras propuestas", afirma.

NO "PERDER EL TIEMPO EN LAS AGRUPACIONES"

En la misma línea, avisa de que "nadie se hizo socialista para acabar perdiendo el tiempo en los pasillos de una agrupación" y por ello ve "urgente" que las agrupaciones desplieguen la acción solidaria que caracterizó a las Casas del Pueblo.

Eso sí, reconoce que es "posible" que, "en algún momento", la presión de los mercados les hiciese postergar sus "verdaderos objetivos, atender a los que han sufrido esta crisis", y que eso les ha hecho perder "muchos votantes". Por eso, defiende que ahora "es el momento de rectificar el rumbo y volver a ilusionar" a una sociedad "deprimida por las políticas restrictivas de derechos y conquistas sociales" del PP.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, Óscar López afirma en una entrevista en la misma publicación que su partido ha aprendido y es consciente de los errores que cometió en el Gobierno. Por eso, no ve necesario que los socialistas se estén "torturando" recordándolos constantemente y defiende que "la verdadera autocrítica pasa por las propuestas".

"Cada vez que el PSOE hace una propuesta está haciendo una autocrítica, cada vez que proponemos algo nuevo que no hicimos en el gobierno --hay que recordar que no teníamos mayoría absoluta-- estamos haciendo autocrítica", proclama López.

Según su análisis, el PSOE ya recibió la "sentencia" de las urnas y ahora le toca recuperar "credibilidad" y "alternativa" y para eso "hace falta tiempo y hace falta proyecto". No hay ningún partido en Europa, recalca, que haya perdido las elecciones como el PSOE "y en un año esté recuperado".

Por eso, insiste en que 2013 será el año "de la reformulación ideológica" del PSOE, en el que el partido se dotará de un nuevo proyecto igual que el PSOE de Felipe González "tuvo un proyecto claro que era Europa" y el de José Luis Rodríguez Zapatero "apostó por extender las libertades".

PARA VOLVER AL GOBIERNO NO BASTA CON CRITICAR

Para volver al Gobierno, reconoce, al PSOE no le bastará con criticar al Gobierno y "decir que todo va mal", sino que deberá "volver a ilusionar a la ciudadanía". En ese empeño, defiende la tarea de la Ejecutiva Federal que salió del congreso de Sevilla del pasado febrero.

Recuerda, en concreto, que su "hoja de ruta" se ha visto alterada por varios adelantos electorales --Galicia, Euskadi, Asturias y Cataluña-- y argumenta también que España vive un momento "nuevo" para el que no hay manuales, con un rechazo ciudadano hacia la política que es altísimo --hasta el 70 por ciento según el CIS--, con seis millones de parados y una tasa de cobertura de sólo el 50 por ciento y con el PSOE con menos poder territorial y menos recursos económicos que nunca.