Urkullu cree que hay que hablar con ETA antes de su disolución, desde la discreción, hasta que "todo esté centrado"

Iñigo Urkullu
Afirma que, cuando se llegue al final, "tiene que haber una habilitación parlamentaria"


BILBAO, 20 (EUROPA PRESS)

El lehendakari, Iñigo Urkullu, cree que hay que hablar con ETA antes de su disolución porque el final de la banda armada debe ser "ordenado", pero, desde la discreción, hasta que "todo esté centrado". Además, afirma que, cuando se llegue al final, "tiene que haber una habilitación parlamentaria".

"No es sólo una cuestión de disolución, que no sé si llegará tampoco, pero, en todo caso, hay que dar pasos a lo que pueda ser un acto de desarme, de desmilitarización de la propia organización terrorista", ha apuntado en una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press.

En todo caso, ha considerado que, "en esos pasos, tiene que haber un acompañamiento con una revisión crítica del pasado, con un reconocimiento del daño causado, pero también tiene que haber un acompañamiento en el final ordenado de lo que es una organización terrorista" en las cuestiones "que afectan a presos, refugiados y a las víctimas que hayan generado". "Y esto hay que hablarlo con una organización terrorista", ha añadido.

El máximo representante del Gobierno vasco ha considerado que, si se produjeran contactos entre los Ejecutivos de Rajoy o el vasco con la banda para encaminar su disolución, ha considerado que los ciudadanos "no deberían saberlo".

"Los pasos hay que darlos con mucha discreción hasta cuando ya esté, más o menos todo bien centrado, bien acordado desde el respeto a las víctimas provocadas, los ámbitos políticos que sólo tienen que ser gestionados por los partidos políticos y las instituciones políticas", ha añadido.

RESOCIALIZACIÓN

En este sentido, ha precisado que, "en lo que es un final ordenado de la violencia y una organización terrorista", ha asegurado que él apuesta "más por un trabajo discreto que redunde también en una resocialización y en una reinserción de las personas que hasta ahora hayan vivido al margen y fuera de la Ley, y en clandestinidad".

"Que también desde la memoria, la verdad y la justicia se busque el ejercicio de la reinserción y resocialización, que pueda ser ejemplarizante también para las generaciones presentes y futuras. Todo esto hay que hacerlo con un trabajo muy callado y muy discreto, y cuando ya se llegue al final, en todo caso, insisto, tiene que haber una habilitación parlamentaria de todo esto", ha añadido.

Iñigo Urkullu ha afirmado que está trabajando, "desde el primer minuto", en la conformación del equipo que gestionará la relación con las víctimas y el Instituto de la memoria.

Sobre los expertos internacionales, ha indicado que en el pasado ha estado "con todo tipo de agentes" y en su condición de lehendakari también lo hará. "Interpreto que hay determinadas relaciones que hay que circunscribirlas al ámbito de lo discreto y no tengo por qué comunicar determinadas reuniones si entiendo que es mucho más productivo hacerlo desde el ámbito discreto", ha concluido.