UPyD lamenta la precariedad del empleo en Ávila y el estancamiento del paro en el 21,7%

Ana Rosa Pedriza recuerda que el partido magenta defiende que la única recuperación económica es “la recuperación de las personas”.

La portavoz del Grupo Municipal de Unión Progreso y Democracia en el Ayuntamiento de Ávila, Ana Rosa Pedriza, ha criticado hoy, una vez más, la elevada tasa de paro que tiene la capital abulense, y que se sitúa en marzo en el 21,7%, según os datos del Observatorio Local de Empleo. Además, se confirma la precariedad laboral con la temporalidad de la contratación, cada vez más elevada.  


Asimismo, mujeres, jóvenes y mayores de 45 años son los más afectados por el desempleo en la ciudad, ha criticado la concejala de UPyD, para quien la tasa de paro femenina, que alcanza el 26,1%, es “un problema a atajar”. También ha alertado de la cronificación del paro juvenil, que propicia el éxodo masivo de jóvenes en edad laboral a otras ciudades.


La temporalidad en las contrataciones es otra de las señas de identidad del mercado laboral abulense. En el último mes, se firmaron 442 contratos, de los cuales 423 son temporales. “Sólo UPyD defiende una solución profunda contra este problema: el contrato igualitario, un tipo de relación laboral que garantiza empleo de calidad y formación a quien ahora no tiene ni una cosa ni la otra”, ha apuntado.


Ana Rosa Pedriza ha lamentado que se intente incrementar el empleo a costa de la precarización, con contratos temporales y sueldos bajos. “España tiene hoy un paro insoportable, mayor que el que tenía cuando el PP llegó al poder. La diferencia es que ahora los españoles son más pobres, porque la tan cacareada recuperación macroeconómica se está haciendo a costa de menores salarios, de menos ingresos, de más impuestos y de mucha más precariedad laboral”, ha indicado la portavoz municipal.


Frente a esto, UPyD demuestra que es posible recortar en lo superfluo para destinarlo a lo imprescindible. “La verdadera recuperación es la de las personas”, ha declarado Pedriza, “la economía funciona cuando la prosperidad llega a las personas y viceversa: tiene que llegar a las personas para que la economía funcione, a todas las personas, y no a unas pocas, porque el crecimiento no puede ser a costa del sufrimiento de la gente”.