UPyD denuncia la pasividad del Ayuntamiento de Madrigal ante el deterioro de la iglesia de San Nicolás

UPyD denuncia el deterioro de la Iglesia de San Nicolás de Madrigal de las Altas Torres y lamenta la pasividad que, según asegura el concejal Germán Negrete, está demostrando el equipo de Gobierno de la localidad, que en el último Pleno Municipal aseguró no tener constancia de este deterioro

El concejal de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en Madrigal de las Altas Torres, Germán Negrete, ha lamentado que el Ayuntamiento “haga caso omiso de las advertencias de este grupo municipal sobre el estado de la Iglesia de San Nicolás".

 

Negrete asegura que ha detectado goteras, humedades y manchas en el baptisterio donde se encuentra la pila en la que fue bautizada Isabel la Católica, debido a los excrementos de las palomas. Para el concejal magenta, esto es "consecuencia directa de la dejadez del Ayuntamiento por la conservación del patrimonio de la localidad y el desinterés por el turismo y el desarrollo del municipio, ya que se trata de uno de los principales recursos turísticos del municipio".

 

En este sentido, el edil magenta en el Ayuntamiento de Madrigal de las Altas Torres ha querido recordar que la Iglesia de San Nicolás ha sido galardonada con un premio Europa Nostra a la mejor restauración del coro, el cual "también podría verse afectado por el deterioro general de la iglesia". Para Negrete, por ello, el alcalde de la localidad debería poner en conocimiento de Patrimonio los daños que se han producido en el templo.

 

A través de una nota de prensa, UPyD ha indicado que lleva más de un año advirtiendo al Equipo de Gobierno de Madrigal de las Altas Torres de los problemas que conllevan las deposiciones de las palomas sobre los edificios de la localidad, con el fin de que se tomara alguna medida para evitar la situación en la que se encuentra ahora la Iglesia de San Nicolás.

 

Indican que en el último pleno, celebrado el 20 de diciembre, el alcalde y el teniente de alcalde de la localidad aseguraron que no tenían conocimiento de la situación del templo. Para Negrete se trata "de la desidia, una vez más, de un teniente de alcalde que cobra más de 20.000 euros al año por un trabajo que no desempeña".

 

"Las goteras y humedades son sólo el principio de una serie de deterioros que pueden llegar al extremo del derrumbe del tejado si no se actúa en un corto plazo de tiempo", ha advertido Negrete.