UPyD Ávila satisfecha por la sentencia del TSJCyL que anula la modificación sexta del PGOU de Ávila

El partido interpuso en 2011 una demanda solicitando la anulación de esta actuación, que preveía la extensión urbanística de la ciudad hacia Naturávila, por considerar que no se ajustaba a derecho

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) de Ávila quiere mostrar su satisfacción por la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) por la que se anula la modificación sexta del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la capital abulense. Así, el TSJCyL da la razón a la formación magenta, que interpuso en julio de 2011 un recurso contencioso administrativo contra esta actuación urbanística por entender que no se ajustaba a derecho ni a las necesidades reales de la capital amurallada.


Para UPyD no había motivo alguno basado en el interés público o en la demanda de vivienda por parte de la población, ni incremento demográfico para justificar un cambio tan desmesurado en la clasificación del régimen del suelo de unas 100 hectáreas, ya que se partía desde el Ayuntamiento de “premisas falsas al presumir un incremento de población y al dar por hecho la recuperación económica a corto plazo sin previo estudio y sin apoyo en datos objetivos y racionales”.


El partido argumentaba además que la sexta modificación carecía de interés público y general, como defendía el Equipo de Gobierno del PP, puesto que modificaba el paisaje de la zona de Naturávila y las estribaciones de Campo Azálvaro y no era respetuosa con el medio ambiente, al proyectar la construcción de 3.000 viviendas y centros comerciales en una zona alejada del núcleo urbano que atentaba contra la compactación de la ciudad. Tampoco se cumplía en el proyecto lo dictado por la normativa urbanística regional sobre este punto.

 

Sentencia


La sentencia, fechada el 20 de septiembre, estima el recurso contencioso-administrativo interpuesto por UPyD Ávila contra la orden de la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León, de fecha 10 de mayo de 2011, por la que se aprueba definitivamente la sexta modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Ávila, y se declara nula la modificación y la orden que la aprueba. Esta resolución no es firme y contra ella cabe recurso de casación ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJCyL en el plazo de diez días.


Con ella, el TSJCyL anula la reclasificación de casi un millón de metros cuadrados (926.129,93 m2) de suelo rústico común como suelo urbanizable, situados al sur de la CL-505, en dirección a Naturávila, un proyecto planteado en tres sectores, dos de ellos como suelo urbanizable residencial –‘Los Barros’ y ‘Naturávila 2’- y otro como suelo urbanizable residencial-comercial –‘Naturávila 1’-.

 

El TSJCyL recoge que la motivación del Ayuntamiento para ejecutar la sexta modificación del PGOU “no justifica ni es suficiente para acreditar la necesidad ni el interés público” de dicha actuación, puesto que, pese a lo defendido por el Consistorio de la capital abulense, “no se pretende resolver verdaderas y reales necesidades de suelo residencial o comercial por cuanto que no se ha acreditado que concurran en el momento de la modificación y en un periodo de corto o medio plazo”.


Al no respetarse el principio de colindancia para ejecutar la expansión de la ciudad, tampoco considera la Sala que con esta modificación se persiga “completar las tramas urbanas existentes” ni “solucionar problemas urbanísticos de las áreas degradadas ni a regenerar la ciudad existente”.


Todo lo contrario, el TSJCyL advierte que con ello se fomenta “un verdadero desarrollo lineal, aumenta el impacto del crecimiento y atenta contra el principio de ‘modelo de ciudad compacta’ que se reivindica tanto en el TRLS de 2008 como en la LUCyL con los mayores costes que ello supone desde el punto de vista del impacto ambiental como por los mayores costes de construcción y mantenimiento de infraestructuras y de prestación de los servicios públicos”.