UPyD advierte que la reforma laboral genera empleo precario

Los datos del paro de mayo son buenos, pero se trata de un aumento del empleo coyuntural.   El partido magenta defiende el contrato único indefinido.

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) de Ávila considera que la bajada de las cifras del desempleo en la provincia en el mes de mayo es una buena noticia, pero advierte del riesgo de pecar de triunfalismo. En este sentido, el concejal del Ayuntamiento de Ávila, Álvaro Aparicio, ha señalado que “hay que preguntarse si se trata de algo estructural o coyuntural”. Una cuestión que responden los datos. “Pocos contratos son indefinidos y, de ellos, buena parte son a tiempo parcial”, ha recalcado Aparicio, “lo que refleja tanto el naufragio del contrato de emprendedores como la propia reforma laboral”.  

 

Aparicio ha recordado que en la provincia abulense se han registrado 18.802 parados, 409 menos que en el mes de abril, lo que supone un descenso porcentual del 2,13%, según los datos aportados por el Servicio Público de Empleo Estatal. “El quid de la cuestión es si este aumento del empleo es coyuntural o estructural, y la respuesta no ofrece dudas: es coyuntural. Una economía en recesión, con la producción cayendo, no puede crear empleo anual neto, y el propio Gobierno acaba de empeorar las previsiones para 2013, vaticinando una caída del PIB del 1,3%”, ha apuntado Aparicio.

 

En definitiva, se ha generado empleo, pero un empleo precario que refleja, a juicio de UPyD, el fracaso de la reforma laboral. El carácter coyuntural de la creación de empleo se ve ratificado claramente por los datos, que evidencian la precariedad del empleo que se crea, lo que constituye un nuevo motivo para apoyar, o al menos considerar, la propuesta de contrato indefinido único de UPyD.

 

El partido de Rosa Díez aboga por la implantación del contrato único indefinido, que  contempla una indemnización creciente que comenzaría en 12 días por año trabajado (mayor, por tanto, que la que ahora reciben los trabajadores eventuales) que se iría incrementando a razón de dos días por año hasta alcanzar los 34 días para despidos improcedentes.

 

El sistema de indemnización portátil (el modelo austríaco) ciertamente supone un pequeño coste para la empresa, pero a cambio le evita afrontar un gran pago en caso de despido. Y como el trabajador lleva esa indemnización consigo al cambiar de compañía, favorece la movilidad de los trabajadores. Para afrontar la indemnización por despido, la empresa iría dotando un fondo que el trabajador podría llevarse a otra con su nuevo contrato. La ventaja de este sistema es que todos los contratos son indefinidos desde el inicio y los derechos laborales son acumulativos: no se pierde antigüedad al cambiar de empleo.   

 

También se evita el riesgo empresarial implícito en convertir a un trabajador eventual en fijo, porque se pasa, poco a poco, de una indemnización muy baja a una muy alta, haciendo más atractiva y menos arriesgada la contratación. Se incentiva, además, una relación más estrecha entre empresa y trabajador. En un trabajador eventual, la compañía apenas invierte ofreciéndole formación; en cambio, cuando va a estar por tiempo indefinido, a ambos les interesa aumentar los conocimientos y habilidades.