UPA y COAG ven "inasumible" que los ganaderos de leche de CyL cobren lo mismo que hace 24 años

Estas OPA han advertido en concreto de la "situación límite" en la que se encuentran las explotaciones ganaderas de Castilla y León
Los responsables de la Alianza por la Unidad del Campo, formada por UPA y COAG en Castilla y León, han calificado este viernes de "inasumible" que los ganaderos de leche de la Comunidad Autónoma cobren a día de hoy lo mismo que hace 24 años.

En un comunicado de prensa recogido por Europa Press, estas OPA han advertido en concreto de la "situación límite" en la que se encuentran las explotaciones ganaderas de Castilla y León debido a la crisis de precios que perciben por sus productos.

Según un estudio realizado por ambas organizaciones agrarias a través de facturas oficiales, el precio percibido por los ganaderos de leche de vacuno en el mes de abril se situó en 0,28 euros/litro, es decir 0,04 céntimos de euro por debajo del precio percibido en el año 1988, hace veinticuatro años.

Dicho esto, han reconocido que la excepción es la marca Tierra de Sabor y alguna cooperativa que pagan "algo más de precio" en la actualidad por el litro de leche.

En el caso de la leche de ovino, el precio medio que se pagó en el primer semestre del año a los ganaderos fue de 0,74 euros/litro, un céntimo menos de lo que se pagaba en el año 1988. "Tan sólo en leche de cabra encontramos un ligero incremento del precio debido fundamentalmente a las exportaciones puntuales a otros países de la U.E", han reconocido desde UPA y COAG.

Las OPA han asegurado que los ganaderos de leche no cubren los costes de producción, que se han triplicado "mientras que los precios de la leche se han mantenido en los mismos niveles de hace 24 años".

Del mismo modo, han explicado que hay que tener en cuenta que los ganaderos de vacuno de leche tenían una cuota media de 40.000 litros por explotación en el año 1988, "mientras que en la actualidad la cuota media es de 325.000 litros, lo que ha supuesto un fuerte desembolso económico comprando cuota con el fin de dimensionar las explotaciones".

Según han recordado, además los ganaderos han tenido que modernizar las explotaciones con infraestructuras y mecanización "muy costosa" y han tenido que sacar las instalaciones fuera del casco urbano para adaptarlas a la normativa europea en cuanto a sanidad y bienestar animal se refiere "con modernísimas instalaciones, alcanzando niveles máximos para garantizar la mejor calidad del producto para los consumidores".

Este dimensionamiento ha supuesto un desembolso medio superior a los 300.000 euros por explotación, según sus cálculos.

UPA y COAG han asegurado que en ovino y caprino las inversiones en infraestructuras también han alcanzado niveles máximos, "dimensionando las explotaciones y modernizando los equipos de ordeño, lo que ha llevado al sector a tener que afrontar inversiones que muchos de los profesionales hoy no pueden amortizar por los bajos precios de la leche".

Por todo ello, han denunciado que la cadena alimentaria, (industrias y distribución) se está quedando con toda la rentabilidad que corresponde al ganadero "al repartirse los beneficios entre cuatro grandes empresas mientras arruinan al sector productor que debiera ser estratégico".