UPA y COAG no se suman al preacuerdo alcanzado por Tejerina con el sector lácteo

UPA y COAG se manifestaron en Salamaq 2015 para denunciar la situación del sector lácteo (Foto: C. Perelétegui)

El preacuerdo ha sido anunciado por la ministra Isabel García Tejerina, quien lo ha calificado de "muy beneficioso" para los ganaderos de la leche, aunque ha afirmado que aún falta "perfilar algunos flecos".

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha alcanzado un principio de acuerdo con el sector lácteo al que no se han sumado de momento la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

  

El preacuerdo ha sido anunciado por la ministra Isabel García Tejerina, quien lo ha calificado de "muy beneficioso" para los ganaderos de la leche, aunque ha afirmado que aún falta "perfilar algunos flecos".

  

El acuerdo contempla, entre otras medidas, que se mejoren las relaciones comerciales entre distribución e industria y que esta mejora se traslade al sector productor. "La industria se compromete a trasladar a los ganaderos parte de las mejoras que obtenga de las mejoras comerciales con la distribución", ha explicado la ministra.

  

En virtud de este acuerdo, la distribución se compromete a dar valor a los productos lácteos y a no utilizarlos como reclamo, con el objetivo de que "no sean el gancho para atraer a los clientes sobre la base de tirar los precios a la baja", ha indicado la ministra.

  

Además, mediante este acuerdo la distribución adquiere el compromiso de trabajar en la identificación del origen de la leche y en que las relaciones comerciales "sean más estables", es decir, "que sean más a largo plazo", para que tanto los ganaderos como la industria puedan planificar la producción y las compras.

  

El acuerdo anima a todos los representantes de la cadena de valor del sector lácteo a promover la adhesión de las empresas al un código de buenas prácticas, que contempla la figura del mediador en los contratos. Asimismo, prevé que las cooperativas y las organizaciones agrarias promuevan de forma efectiva la constitución de organizaciones de productores que integren al mayor número de ganaderos para que puedan cederles la capacidad de negociación.

  

En definitiva, el texto presentado este jueves consiste en "seguir avanzando" sobre la propuesta de acuerdo presentada el pasado 18 de agosto en la anterior reunión de todos los agentes del sector lácteo, según ha informado la ministra.

  

García Tejerina se ha mostrado convencida de que estas medidas se traducirán en "estabilidad" para el sector lácteo, pero ha recalcado que es importante que todos los eslabones de la cadena de valor se sumen al acuerdo.

  

Según la ministra, en los próximos días se prevé un periodo para realizar observaciones, tras lo cual se convocará a todos los agentes a suscribir este principio de acuerdo y será entonces cuando se conozca quién lo firma y quién no, aunque ha avanzado que la distribución ha dicho "claramente" que lo apoyará.

 

LOS PRODUCTORES PIDEN GARANTÍAS JURÍDICAS Y "GESTOS" DE LA DISTRIBUCIÓN

  

Sin embargo, algunas organizaciones agrarias, como UPA y COAG, han manifestado su negativa, al menos de momento, a suscribir el acuerdo. El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha manifestado que su organización tiene la "voluntad" de que haya acuerdo, pero cree necesario ver un compromiso de la distribución antes de firmarlo para tener garantías de que se va a cumplir.

  

En concreto, ha pedido a la distribución que deje de utilizar "campañas reclamo" y que la industria "tenga una garantía de que va a tener un incremento [en el precio], y de que eso lo va a poder repercutir al ganadero". Ramos ha manifestado que UPA suscribirá el acuerdo si ve "que los gestos se están produciendo" y si existe una garantía jurídica de que el acuerdo se va a cumplir. "Somos los primeros interesados en el que acuerdo llegue cuanto antes, pero con garantías", ha afirmado Ramos.

  

Por su parte, el secretario general de COAG, Miguel Blanco, ha apuntado que su organización no apoya el acuerdo "porque no responde a lo que están exigiendo los ganaderos", porque es "muy genérico" y porque "no hace concreción en los precios de producción". En su opinión, al tratarse de un acuerdo "voluntario", no existen garantías jurídicas de que se cumpla.

  

Blanco ha manifestado que los productores lácteos necesitan "garantías", como que "la distribución, en primer término, y la industria, en segundo término, deriven márgenes comerciales a los ganaderos". El representante de COAG ha apuntado que aún es posible que los próximos contratos entre empresas y ganaderos no se suscriban en condiciones de precios bajos y "que se modifiquen los contratos para la leche que queda por entregar en septiembre y en octubre". "Si esto se constata, entraremos en el acuerdo", ha concluido.

  

Por su parte, el presidente de Asaja, Pedro Barato, ha afirmado que hoy es un "día satisfactorio" debido al acuerdo, pero que el reparto de beneficios debe hacerse "entre todos" los integrantes de la cadena de valor. "Lo más importante es que la distribución se comprometa y la industria se comprometa y esos compromisos los tenemos que ver en el ganadero", ha añadido.

  

El director de Cooperativas Agroalimentarias, Eduardo Baamonde, ha afirmado que "debe haber gestos inmediatos", ya que "si realmente las cadenas están comprometidas, tiene que haber decisiones urgentes".

  

Por último, el director general de la Federación Nacional de Industrias Lcteas (Fenil), Luis Calabozo, ha asegurado que el compromiso de esta organización con el cumplimiento del acuerdo es "claro".