UPA y COAG denuncian el incremento del precio de la soja

Tras el conflicto de España con Argentina, de donde viene el 90%

La Alianza por la Unidad del Campo que forman las organizaciones agrarias UPA Y COAG ha denunciado que el precio de la soja, base alimenticia de los piensos animales, está alcanzando valores récords en las últimas semanas y actualmente se encuentra en unos niveles históricos muy difíciles de asumir por un sector en crisis como el ganadero.

Señalan que a día de hoy el precio de este componente básico para el ganado es de 0,59 céntimos de euro/kilo, cuando la semana del 24 de abril, momento álgido del conflicto de Argentina-España por Repsol, era de 0,38 euros/tonelada, por lo que dicha crisis y la posterior amenaza del Gobierno español anunciando posibles 'represalias comerciales´ contra el país sudamericano ha generado un enorme daño a los ganaderos españoles.

Estas organizaciones recuerdan que la harina de soja se utiliza en la mayor parte de las explotaciones ganaderas de nuestra región al ser un aporte básico de proteínas para los animales. Nuestro país tiene una dependencia absoluta de la soja importada y compra más de 4 millones de toneladas de harina de soja al año, de los que el 90 % del total viene de Argentina.

UPA y COAG recuerdan que ya alertaron sobre las consecuencias que podría tener para el sector ganadero español esta crisis con Argentina. "Pocos meses después nos vemos en una situación de extrema delicadeza para los ganaderos, dado que están pagando por los piensos unos precios elevadísimos en parte por el encarecimiento del precio de la soja".

"La imprudencia y las políticas neoliberales del Gobierno español -apunta la Alianza por la Unidad del Campo- han ocasionado que las grandes multinacionales y los operadores financieros en este periodo se hayan enriquecido y hayan encarecido el precio de dicho producto en detrimento de las explotaciones ganaderas familiares, hasta el punto de tener unos efectos perniciosos y nefastos sobre el sector primario de nuestra comunidad autónoma, puesto que el ganadero no puede repercutir los aumentos de sus costes productivos en los precios de venta de sus animales".

La Alianza por la Unidad del Campo lamenta "profundamente" que el Gobierno español sea responsable de que el precio de esta materia prima haya subido de forma insoportable en los últimos meses. Esta situación se produce en unos momentos en los que los ganaderos se encuentran inmersos desde hace tiempo en una gravísima crisis de rentabilidad y de ruina por la subida de los costes de producción y el bajo precio de sus productos, problemas a los que se ha sumado este año la sequía, que genera más gasto en alimentación a los ganaderos por la carencia de pastos en el campo.