UPA y COAG de Ávila se posicionan contra el 'fracking'

La Alianza UPA-COAG de Ávila ha mostrado su absoluto rechazo a la técnica del fracking "como un acto de absoluta responsabilidad hacia el medio rural, hacia el campo, hacia los pueblos y hacia las personas que vivimos y habitamos en él".

Esta organización pide a la Junta de Castilla y León que no autorice el empleo de la técnica del `Fracking´ o Fractura Hidraúlica, puesto que supone aplicar inyección de fluido a elevada presión que contiene agua, arena y productos químicos, cuyo retorno a la superficie puede contaminar los acuíferos, los suelos y el aire.

 

En este sentido, piden a todas las administraciones máxima responsabilidad ante la falta de información suficiente que permita desmontar la idea de que se trata de una técnica agresiva de realización de explosiones en el subsuelo para la ruptura de rocas e inyección de un fluido a elevada presión que contiene agua, arena y un 2% de productos químicos como benceno, xileno, naftaleno y otros.

 

UPA y COAG de Ávila señalan que este fluido tiene una fase de retorno que emerge a la superficie junto al gas y que puede oscilar entre el 15 y el 80% del líquido inyectado. La parte no recuperada del fluido permanece en el subsuelo desde donde podría migrar hacia la superficie o hacia los acuíferos.

 

Desde la Alianza agraria de Ávila denuncian que este modo de extracción de gas puede poner en peligro la calidad de los recursos naturales de la región y, "ante la lamentable actitud del Gobierno central de apoyar esta técnica", se posicionan radicalmente en contra de la misma, "como la totalidad de colectivos sociales que pueden verse afectados, por la irresponsabilidad que supone llevar a cabo políticas que desde luego pueden producir un daño irreversible para las personas que vivimos en el medio rural, y en zonas productoras de alimentos".