UPA y COAG de Ávila piden responsabilidad y prudencia en las falsas expectativas sobre el cultivo del lúpulo

Comparten la inquietud con ASAJA León

La Alianza por la Unidad del Campo de UPA y COAG de Ávila señala en un comunicado que comparte la misma inquietud hecha pública días atrás por Asaja-León, y pide máximo rigor, prudencia y responsabilidad a todos aquellos que están creando falsas expectativas en nuestra provincia sobre el futuro del cultivo del lúpulo.

Desde ambas organizaciones "nos tememos que se trate de maniobras orquestadas desde la patronal cervecera y desde las grandes multinacionales para manejar a su antojo al sector productor y decidir qué conviene sobre el sector del lúpulo".

Señalan que "se da la circunstancia de que los mismos que están visitando nuestra provincia contando las alabanzas de esta alternativa estrangularon en la campaña 2011 las rentas de los productores de este cultivo en otras zonas tradicionales de nuestro país".

UPA y COAG también recuerdan que los impulsores de este proyecto parecen haber olvidado que la rentabilidad del cultivo está sujeta a la tradición del mismo, y Ávila no la tiene.

La Alianza por la Unidad del Campo señala que "según apuntan todos los expertos, trabajar el lúpulo requiere una serie de instalaciones que es necesario amortizar para que quede verdadero valor añadido en la zona. De hecho, sería absolutamente necesario impulsar la transformación y elaboración del mismo en los lugares donde se produce el cultivo".

"Por otro lado -añaden- una explotación nueva que tenga que comprar maquinaria tendrá que contemplar trabajar una extensión de unas 25 hectáreas para que se rentabilice esa inversión, porque los costes de producción son elevadísimos, alcanzando los 30.000 euros por hectárea".

En todo caso, "compartimos los argumentos de Asaja León, ya que estamos ante un cultivo muy problemático, puesto que es muy difícil adecuarlo a la oferta y demanda y es el mercado internacional quien revisa a su antojo las condiciones de los contratos bajo la tutela de las grandes multinacionales. Además hay que tener en cuenta que hoy en día la demanda del lúpulo nacional está totalmente abastecida".

UPA y COAG hacen un llamamiento a la responsabilidad de quienes están lanzando 'cantos de sirena´ a los productores sobre una alternativa productiva "que necesitaría una seguridad de compra que a ciencia cierta nadie está dispuesto a proporcionarle actualmente con los vaivenes que sufre en el mercado".

Además recuerdan que "en unos momentos como estos con un alto nivel de endeudamiento por parte de los agricultores no parece la solución embarcarse en inversiones de dudosa rentabilidad, y sin seguridad alguna, puesto que pueden conllevar la ruina del productor, tal y como ha ocurrido con otros cultivos de la provincia que se han tenido que destruir ante la falta de compradores".

La Alianza por la Unidad del Campo de UPA y COAG de Ávila apunta que "ahora más que nunca el sector agrario abulense necesita seguridad y no promesas con pocos fundamentos y que esconden dudosos intereses impulsados por la patronal cervecera y por grandes multinacionales".