UPA y COAG apuntan que la escasez de lluvias y las altas temperaturas reducirĂĄn la cosecha de cereales

 

La `ALIANZA POR LA UNIDAD DEL CAMPO´, que forman las organizaciones UPA y COAG, ha realizado una estimación de cosecha de cereales de trigo, cebada, avena y centeno en la región que cuantificamos en cinco millones y medio de toneladas.

Las lluvias del mes de abril crearon grandes expectativas entre los profesionales del sector. De hecho, se pasĂł de unos campos secos en invierno a la esperanza en la primera quincena del mes de mayo de que estĂĄbamos ante una buena cosecha. Sin embargo actualmente son los cereales tardĂ­os, y mĂĄs concretamente el trigo, los que estĂĄn presentando perspectivas de normalidad.

Como en aĂąos anteriores es en el norte de la comunidad autĂłnoma donde hay mayor previsiĂłn de cosecha, siendo el sur donde nuevamente se detectan serias deficiencias, especialmente en el cultivo de la cebada, debido a las altĂ­simas temperaturas sufridas durante esta Ăşltima semana. Al respecto, en apenas dos dĂ­as hemos podido apreciar como miles de hectĂĄreas de cebada han pasado de tener un color verde intenso a prĂĄcticamente blanco.

Las provincias que se estån viendo mås afectadas por las altas temperaturas y la escasez de precipitaciones son una vez mås Ávila, la franja sur de Valladolid y algunas zonas de Zamora y Segovia.

Las estimaciones que realiza la ALIANZA POR LA UNIDAD DEL CAMPO de UPA y COAG apuntan a 2.650.000 toneladas de trigo; 2.400.000 toneladas de cebada; 240.000 toneladas de avena y 210.000 toneladas de centeno, por lo que estarĂ­amos ante una cosecha de 5.500.000 toneladas de cereal. Se trata en todo caso de una cantidad inferior a la previsiĂłn realizada dĂ­as atrĂĄs por la ConsejerĂ­a de Agricultura en la que se llegaba hasta los 6 millones de toneladas en el conjunto de Castilla y LeĂłn.

UPA y COAG apuntan que en todo caso se trata de previsiones muy provisionales, ya que el resultado final dependerĂĄ de las lluvias que caigan en los prĂłximos dĂ­as, si las hay, y de que las temperaturas se suavicen en los prĂłximos dĂ­as para determinar realmente la maduraciĂłn del grano.