UPA ve voluntad en las administraciones para solucionar el problema del saneamiento ganadero

La 7ª Jornada Nacional de Trashumancia ha contado con 210 ganaderos que, a través de UPA-COAG, han solicitado a las Administraciones que se flexibilice la normativa actual que deja en una situación muy compleja a los productores cuando su cabaña ganadera sufre enfermedades como la brucelosis o tuberculosis. Apreciándose que tanto el Ministerio como la Junta de Castilla y León tienen voluntad de solucionar dichos problemas

La 7ª Jornada Nacional de Trashumancia que organiza UPA-ÁVILA se ha desarrollado con una altísima participación, tanto de ganaderos con la presencia de 210 productores, como de Administraciones con la participación de directores generales del Ministerio de Agricultura y de la Junta de Castilla y León, además de europarlamentarios.

 

Los máximos responsables de UPA a nivel provincial, regional y nacional han trasladado a las distintas administraciones presentes la petición de los productores trashumantes para que se apoye este tipo de ganadería, y no se pongan tantas trabas burocráticas a nivel de sanidad animal para lo cual es necesario que se flexibilice la normativa actual.

 

Al respecto, tanto el MAGRAMA como la Junta de Castilla y León se comprometieron ante la ALIANZA UPA-COAG, que a pesar de la complejidad de la norma tienen máxima disponibilidad y voluntad para facilitar a los profesionales una solución a los problemas de saneamiento ganadero.

 

Los avances en materia de saneamiento tanto en la provincia de Ávila como en el resto de Castilla y León son un hecho tal y como se ha dicho en esta jornada informativa, y tanto Olga Mínguez, jefa del Servicio Territorial de Ganadería de la Junta, como Lucio Carbajo, del Ministerio de Agricultura, han asegurado que son conscientes del enorme esfuerzo que están realizando los ganaderos.

                                                                                                                                                                    

A lo largo de la jornada, los organizadores pedieron especial sensibilidad a los que toman decisiones políticas para que se solucionen los perjuicios que los ganaderos de extensivo sufren como consecuencia de la fauna salvaje, y por las enfermedades que transmiten corzos o jabalís provocando que ganaderías completas sean inmovilizadas, y no se les permita trashumar.

 

Además la europarlamentaria socialista Iratxe García; el subdirector general de Producción Agropecuaria del MAGRAMA, Lucio Carbajo; el director general de Producciones y Mercados Agrarios, Carlos Cabanas;  y el director general de Producción Agropecuaria de la Consejería de Agricultura y Ganadería, Jesús María Gómez, han tomado buena nota sobre la petición expresa de la ALIANZA UPA-COAG para que en las negociaciones actuales de la PAC, así como en el resto de políticas agrarias nacionales y regionales, la ganadería trashumante tenga especial consideración por tratarse de una actividad con enormes beneficios medioambientales.

 

La alianza UPA-COAG defendió la enorme capacidad que tiene la actividad trashumante de reunir un conjunto de beneficios de todo tipo: medioambiental, paisajístico, social, territorial y cultural, que justifica la necesidad de que se apoye pública y socialmente una actividad económica fundamental para muchos ganaderos de zonas de montaña y especialmente desfavorecidas.

 

Han argumentado la necesidad de que  Bruselas, el MAGRAMA y la Junta de Castilla y León profundicen en establecer  normativas que regulen y apoyen la ganadería en extensivo y la práctica trashumante ante el peligro real de que desaparezca, lo que aceleraría de forma inminente el despoblamiento  de amplias zonas rurales. Para ello es prioritario un marco normativo estable para la trashumancia, incluyendo partidas presupuestarias especiales para esta actividad.

 

El secretario general de UPA-ÁVILA, Ignacio Senovilla, ha apuntado que nuestra organización ha conseguido avances importantes para la actividad  trashumante en los últimos años desde que se lleva celebrando esta jornada informativa en la Sierra de Gredos. “Por eso, nuestra línea de trabajo con las distintas administraciones (Unión Europea, Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, Junta de Castilla y León y Diputación) será exigir compromisos y  apoyos concretos, puesto que la ganadería extensiva y en especial la actividad trashumante conllevan multitud de beneficios a favor de la gestión del territorio y de la conservación de la biodiversidad, constituyendo una actividad ganadera que produce innumerables beneficios para el medio rural, tanto desde el aspecto socioeconómico como medioambiental”.

 

Además, aprovecharon este acto, específicamente ganadero, para exigir a la Junta de Castilla y León que no cierre ninguna de las actuales unidades veterinarias de nuestra provincia a fin de que se sigan prestando servicios próximos al medio rural, y a los ganaderos.

 

El premio a los valores de la Trashumancia que otorga UPA-ÁVILA ha recaído este año en José María González Veneros, ganadero de 68 años y natural de Hoyos del Espino. Este homenaje ha servido también para que nuestra organización haya pedido que se identifique la ganadería extensiva y la trashumancia como actividad con importancia estratégica para el territorio, ya sea por razones económicas, sociales o ambientales.