UPA pide la creación de una mesa regional de la sequía

En el caso de la provincia de Ávila, los cultivos de secano se encuentran en "una grave situación"
El secretario regional de UPA, Julio López, reclamó ayer viernes la convocatoria de la mesa de seguimiento de la sequía "con la participación de todos los implicados, ante la situación del sector agrario, para analizar la situación" en la Comunidad autónoma a causa de la falta de lluvias, ya que se vive "la sequía invernal más grave de los últimos 60 años".

En una convocatoria para decenas de agricultores y ganaderos de la Alianza por la Unidad del Campo, integrada por UPA y COAG, López ha dicho que la situación es "muy complicada para las fechas en las que nos encontramos", y una mesa de seguimiento facilitaría "articular soluciones que mitiguen esta compleja situación que afrontan los agricultores y ganaderos".

"De hecho, los agricultores y ganaderos sufren la sequía invernal más grave de los últimos 60 años, y la falta de agua tiene paralizada gran parte de los cultivos y está incrementando los costes de producción de la ganadería a niveles insostenibles", añadió.

En el caso de la provincia de Ávila, los cultivos de secano se encuentran en "una grave situación", mientras que los ganaderos "están a la espera de unas precipitaciones que no llegan", teniendo en cuenta que "la sequía se suma además a las heladas sufridas este invierno y a la difícil coyuntura que atraviesa el mundo rural", según el responsable agrario.

Desde otoño, "se ha paralizado por completo el desarrollo de los cereales y las leguminosas", ya que "las siembras más tempranas tuvieron un desarrollo inicial más adecuado, aunque la falta de agua y las condiciones extremas de temperaturas han limitado su crecimiento".

Por otro lado, las siembras más tardías han tenido una evolución "muy complicada desde el primer momento, ya que no han contado con un mínimo aporte de agua para comenzar su desarrollo y ya hay muchas parcelas irrecuperables y otras a punto de perderse si no llueve de inmediato".

En el caso de los cultivos de regadío, teniendo en cuenta que el agua embalsada actualmente en Las Cogotas es de 26 hectómetros cúbicos, y que la Confederación Hidrográfica del Duero tan sólo asignará 10 hectómetros cúbicos esta campaña para el riego de La Moraña, por lo que "la situación es límite, y si no se incrementa el agua embalsada las siembras de cultivos de regadío tendrían que reducirse hasta en un 50 por ciento".

En el caso de los ganaderos, los costes de producción han aumentado al menos un 20 por ciento, "no hay pastos en condiciones para que los animales en régimen extensivo se alimenten en el campo, por lo que hay que proporcionarles piensos y forrajes que, además, como hay más demanda, suben de precio".

Los de ganado trashumante "tienen que asumir un coste añadido al pagar más renta y tener que alimentar a su ganado con piensos