UPA-COAG y la UCE Ávila denuncian los perjuicios a productores y consumidores por la crisis con Rusia

Javier Cembellín, Ignacio Senovilla y Ángel Rodríguez, durante la rueda de prensa. / Foto: Antonio S. Sánchez

Desde la organización agraria apuntan a que las cadenas de distribución de los productos de la tierra son las grandes beneficiadas de esta situación, porque mientras que a los productores se los paga cada vez menos, a los consumidores no se les reducen los precios en el punto de venta; y acusan a la Unión Europea de no haber tenido un plan de choque para paliar la previsible respuesta comercial rusa.

La Alianza UPA-COAG de Ávila ha  vuelto a denunciar la situación que viven los agricultores y ganaderos abulenses en el contexto de la crisis entre la Unión Europea y la Federación Rusa, y el bloqueo ejercido por los segundos a sus productos, que “afecta, entre otros, a la patata o los cereales”, pero que “nos tenemos que próximamente lo haga también sobre otros muy importantes en la provincia como la leche y la carne”, según apuntó Ignacio Senovilla, secretario provincial de UPA Ávila.

 

Senovilla apuntó que con la situación que se ha creado “nos bajan el precio de todos los productos” mientras que “algunos están haciendo el agosto con esto, como son las tres asociaciones de distribución que existen en España, que son los que ponen las condiciones de precio y pago”. Y es que, denuncia, “los productores cobran cada vez menos” y “los consumidores no compran en el punto de venta más barato”.

 

En esa línea también se ha posicionado Javier Cembellín, presidente de la Unión de Consumidores de Ávila, quien ha apuntado que “no vemos una reducción del precio a pesar de esta situación” y, de hecho, “el precio que pagamos los consumidores sigue siendo el mismo mientras que el pago al productor ha bajado”, lo que demuestra que “los consumidores no nos hemos beneficiado”.

 

Del mismo modo, Cembellín se mostró preocupado por el futuro de la leche y de la carne, mientras que, al respecto de otros productos, puso ejemplos de la situación denunciada recordando que “en el caso del repollo ha aumentado la diferencia un 1.070%, por lo que el productor recibe unas cinco veces menos de lo que lo hacía antes, como pasa con el melocotón y la neftalina, con una diferencia del 875%”.

 

Además, Cembellín ha vuelto a exigir que se ponga en marcha el “doble etiquetado”, de modo que los consumidores conozcan el precio que se paga al productor y el que se paga en el punto de venta, porque hasta el momento, “se nos ha hecho caso omiso”; y, junto a Senovilla han recordado que “la Ley de la Cadena Alimentaria, que ya se aprobó por parte del Gobierno con el señor Cañete a la cabeza y que sirve de control al proceso que lleva el producto del campo al consumidor, lleva catorce meses metida en un cajón”.

 

Senovilla también apuntó que la Unión Europea “debería haber tenido un plan de choque preparado” ante la situación creada con Rusia, porque “era de esperar”, y “deberían haber sacado esos productos del mercado para llevarlo a otros mercados”, y más “en una época del año que es la de mayor producción”.

 

Finalmente, Ángel Rodríguez, secretario provincial de COAG, destacó que “la PAC ha desprovisto de garantías a agricultores y ganaderos” y “estamos mucho peor que otros años”, mientras que “los consumidores no se benefician”, y aprovechó para reivindicar “la desaparición de los monopolios”, en referencia a las cadenas de distribución, y recordó que “el próximo viernes 5 de septiembre tendremos un acto de protesta en Madrid en el que se repartirán productos”.

Noticias relacionadas