UPA-COAG pide a Junta y Magrama incrementar los coeficientes de admisibilidad de pastos en Ávila

Esta organización denuncia el enorme perjuicio que la decisión adoptada por las administraciones ha provocado entre los ganaderos, donde incluso en provincias como Salamanca y Ávila no se han hecho las correspondientes valoraciones cuando ya se han entregado las solicitudes PAC.

Los responsables de la Alianza por la Unidad del Campo, formada por UPA-COAG en Castilla y León, han reclamado este viernes un incremento de los coeficientes de admisibilidad de pastos (CAP) ante el convencimiento de que presentan "deficiencias severas" en su aplicación.

 

Según ha advertido las OPA en un comunicado de prensa recogido por Europa Press, hay provincias en las que aún se desconocen estos coeficientes de admisibilidad de pastos cuando ya se han entregado las solicitudes PAC por lo que han propuesto que se abra un periodo de alegaciones excepcional hasta final de año.

 

UPA-COAG se ha mostrado convencida de que la puesta en marcha del coeficiente de admisibilidad de pastos tendrá "consecuencias demoledoras" para el sector ganadero ya que reduce "de forma brutal" el terreno considerado como pastable a efectos de la percepción de pagos compensatorios PAC y elimina "gran parte" de la superficie de pastos tradicionales de la Comunidad Autónoma.

 

"Nuestra organización denuncia el enorme perjuicio que la decisión adoptada por las administraciones ha provocado entre los ganaderos, donde incluso en provincias como Salamanca y Ávila no se han hecho las correspondientes valoraciones cuando ya se han entregado las solicitudes PAC de este año y, por lo tanto, los ganaderos no saben aún cómo quedarán sus expedientes", haexplicado.

 

Según han argumentado las OPA, con el incremento de los coeficientes se logrará un trato más igualitario entre ganaderos y se favorecerá la diversidad y protección de los pastos frente al peligro de incendios en muchas superficies de Castilla y León.

 

La Alianza ha recordado a este respecto que el propio Magrama ha reconocido que el método de cálculo no ha sido preciso y, por lo tanto, ha afectado a los factores pendiente, suelo y vegetación, "por lo que es obvio el perjuicio a los ganaderos de esas otras provincias donde se les ha calculado un CAP por debajo de las posibilidades de los pastos".

 

En su opinión, la postura adoptada por el Gobierno central es "injustificable" ya que "repercute injustamente" en las ayudas que percibirán los ganaderos profesionales "puesto que el sistema de cálculo del CAP no se ha contrastado y comparado con la realidad ganadera".

 

 

Además, ha tachado de inconcebible que el Ministerio de Agricultura haya aceptado que un pasto es un prado verde puesto que esta "simpleza" distorsiona la realidad de Castilla y León donde en muchos casos las vacas comen en pendientes en la montaña y pastan bajo los árboles. "Por tanto se cae en un error de concepto al considerar que el monte mediterráneo es un terreno forestal y no un terreno ganadero", han considerado.