UPA-COAG denuncia un nuevo ataque de lobos en El Barraco con la muerte de un ternero

Según explican desde la organización agraria "la Consejería de Medio Ambiente debe buscar la fórmula legal más adecuada para indemnizar de forma ágil y rápida los ataques que se producen contra la ganadería abulense" y exigen a la Junta de Castilla y León que "demuestre sentido común" y que anteponga en sus políticas los derechos de los ganaderos sobre los de los lobos “porque los únicos que están en peligro de extinción actualmente son los productores”.

La Alianza UPA-COAG de Ávila ha denunciado un nuevo ataque de lobos en la provincia de Ávila y que se ha producido en el término municipal de El Barraco que ha terminado con la muerte de un ternero recién nacido.

 

Desde la organización ha reclamado no solo que "se indemnice rápidamente al afectado", sino también que "haya actuaciones firmes por parte de la Junta de Castilla y León, puesto que de lo contrario la ganadería extensiva en nuestra provincia acabará desapareciendo ante el acoso cada vez más extremo de los lobos".

 

En este sentido, en UPA-COAG consideran que "en las zonas con altos niveles de conflictividad entre ganaderos y lobos es incompatible ambas presencias". Por eso, han exigido a la Consejería de Medio Ambiente que "demuestre sentido común y que su apuesta sea decidida por anteponer la figura del hombre, en este caso del ganadero,  a la del animal", porque “los que están en peligro de extinción son los ganaderos, por lo que es a los productores a los que debe defender la Junta de Castilla y León”, aseguran.

 

Además, han advertido que "si desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Ávila no se actúa con responsabilidad, el problema lejos de solucionarse se incrementará más y más. Para ello, el Gobierno regional debe asumir de una vez por todas el compromiso de controlar la especie, indemnizar rápidamente los daños que provocan a las explotaciones ganaderas, y tomar medidas para que los lobos no hagan suyas determinadas zonas al ser incompatible su existencia con la ganadería extensiva".    

 

Desde UPA-COAG de Ávila se recordó además que "el Gobierno regional debe asumir los daños provocados por esta especie salvaje al sur del Duero (provincia de Ávila) tras la sentencia firme del Tribunal Supremo del 2013 ganada por nuestra organización agraria, y en la que se obliga a la Junta de Castilla y León desde entonces a indemnizar los daños vía patrimonial".