UPA-COAG de Ávila denuncia exceso de celo en la sanción a un ganadero de Mirueña de los Infanzones

La Alianza UPA-COAG de Ávila ha denunciado exceso de celo y afán sancionador de la Confederación Hidrográfica del Duero, que ha impuesto una sanción de 1.800 euros a un ganadero de Mirueña de los Infanzones por una actuación que, aseguran, no ha supuesto daño medioambiental alguno y ha sido subsanado de inmediato por parte del afectado.

Esta organización considera "una desproporción absoluta" que se haya impuesto una multa a un ganadero por “causar daños a un regato” cuando, según indican, en el momento en que se le comunicó al afectado este realizó las actuaciones oportunas de eliminación de tierra y piedras para no ser sancionado.

 

Desde la Alianza UPA-COAG manifiestan que "a pesar de que en todo momento el ganadero actuó de buena fe y no tuvo intención de provocar daño alguno, la Administración ha cargado, económicamente hablando, de forma muy severa contra la actividad de un profesional agrario cuyo único objetivo ha sido en todo caso sacar adelante su explotación ganadera sin dañar a nadie".

 

Esta organización agraria pide a la CHD que retire dicha sanción alegando que el afectado "no sabía que para estas pequeñas actuaciones se requiriese autorización expresa del organismo de cuenca y que estuviera incumpliendo normativa alguna".

 

UPA-COAG hace un "llamamiento al sentido común para que no se actúe con tanta contundencia sancionadora contra profesionales agrarios en el medio rural como si fueran delincuentes comunes, cuando su único afán es sacar adelante su explotación agraria y generar actividad económica en muchos pueblos, velando siempre por la defensa del medio natural y por cumplir con la normativa vigente".