UPA-COAG comparte el plan del ITACYL contra los topillos

La organización trabaja conjuntamente con la Consejería de Agricultura para detectar y controlar cualquier rebrote de topillos en la región con el fin de evitar los enormes daños que se produjeron en el 2007.

La Alianza UPA-COAG comparte el Plan de Actuación del ITACYL que consiste en tomar medidas como la quema controlada de rastrojos y reservorios en cunetas y regueras con el fin de eliminar cualquier posible rebrote de topillos en la región.

 

La organización está recibiendo información detallada de agricultores de algunos municipios abulenses y salmantinos que coinciden en apuntar un movimiento inusual de topillos.  A pesar de que a día de hoy no hay daños visibles en los cultivos, lo cierto es que el repunte de los roedores en las cunetas, cauces, regueros  y desagües es evidente, lo que debe servir para estar alerta y tomar medidas si así fuera necesario.

 

En la provincia de Ávila son varios los municipios en los que se han detectado mayor presencia de topillos de lo que es habitual, como por ejemplo Madrigal de las Altas Torres, Horcajo de las Torres, Narros de Saldueña, Langa o Sanchidrián. En la provincia de Salamanca la incidencia más alta se ha detectado en la zona de Peñaranda y Cantalapiedra.

 

"En todo caso tanto la quema de rastrojos, como posibles actuaciones en la aplicación de raticidas en las huras o la instalación de cajas nido de rapaces serán apoyadas por UPA-COAG, que está colaborando activamente con la Junta de Castilla y León para que no se repitan los episodios del año 2007", declaran miembros de la organización.

 

Estas medidas evitarán que la expansión de los topillos pueda alcanzar extensiones importantes y cause pérdidas económicas,  resultando crucial adelantarse a acontecimientos que pudieran producirse.

 

En este sentido, LA ALIANZA UPA-COAG está poniendo en conocimiento del Gobierno regional las zonas en las que los agricultores y ganaderos están detectando estos repuntes de topillos. Compartimos la toma de decisiones a nivel global que desde la Consejería se adopten, puesto que resulta imposible el control por parte de los agricultores con acciones individuales, haciendo necesaria la articulación de distinto tipo de medidas, incluso fitosanitarias, que impidan cualquier plaga que aceche a los cultivos.