Unos 150 escolares abulenses se acercan a la figura de Santa Teresa de la mano de la escritora Rosa Navarro

La filóloga y catedrática de la Universidad de Barcelona ha presentado ante unos 150 escolares de colegios de la capital abulense su libro ‘La vida y obra de Teresa de Jesús contada a los niños’, con el que ha querido acercar la vida y obra de la mística abulense en su “afán” de acercar la literatura clásica a los más pequeños, como ya ha hecho con el Cantar del Mío Cid, las Rimas y Leyendas de Bécquer, la obra de Lorca o El Quijote.

La escritora de Figueras, que también ha sido jurado de los premios Príncipe de Asturias y Cervantes y una de las comisarias de la exposición sobre Santa Teresa que ha tenido lugar en la Biblioteca Nacional en Madrid, ha explicado a los casi de 150 escolares que han acudido al acto celebrado en el Auditorio Municipal de San Francisco “las dificultades que ella tenía por ser una mujer y no ser de la nobleza, sin acceso a la universidad , y a pesar de su mala salud, para, con tesón, mejorar la vida de los demás”. En el fondo, ha explicado, “quiero enseñarles que con tesón y esfuerzo se puede ofrecer lo mejor de uno mismo a los demás”.

 

Porque eso es precisamente lo que Navarro ha destacado de La Santa abulense, “su tesón y esfuerzo”, además de “su constancia en el trabajo, el no desanimarse nunca y el utilizar lo mejor posible la inteligencia y el talento para ponerlo en común por el bien de los demás”.

 

De ella también ha destacado que “fue la primera escritora que escribió una autobiografía donde cuenta su vida y, a la vez, crea un espacio inexistente antes que el yo femenino de la escritora y de sus interlocutoras femeninas a quienes se dirige” y sobre esto, ha asegurado, “ha sido la única en conseguirlo”.

 

Navarro también ha destacado que “los seres humanos si no tenemos un referente al que imitar no podemos seguir el camino. Ella abrió una sendas impensables mucho antes de que los demás pensaran en ellas y las ha dejado abiertas para siempre para todos nosotros”.

 

La catalana ha concluido asegurando que “Santa Teresa era una mujer admirable y no sólo hay que rezarla, sino que también hay que leerla, porque si sólo fuera Santa, Ávila no tendría la oportunidad de acercar su figura a la gente a través de todos esos escritos que inundan la ciudad, así como ha sucedido en la muestra de la Biblioteca Nacional, donde 40.000 visitantes se han acercado a ella a través de los escritos que había hecho”.