Uno de cada seis alumnos españoles de 15 años no sabe interpretar una factura

Jóvenes

Uno de cada seis alumnos españoles de 15 años (16,5%) tiene dificultades para resolver asuntos sencillos de economía doméstica, como distinguir facturas, tomar decisiones sobre el gasto cotidiano o utilizar una tarjeta de crédito.

El informe, presentado este miércoles a nivel mundial, vuelve a situar a España, con 484 puntos, por debajo de la media de los 18 países participantes, trece de ellos de la OCDE (500 puntos), y sólo por delante de Croacia (480 puntos), Israel (476), Eslovaquia (470), Italia (466) y Colombia (379). La lista la encabeza Shangai-China con 603 puntos --120 más que España--, seguida de Bélgica (541), Estonia (529) y Australia (526).


La prueba sobre competencia financiera de los estudiantes de 15 años, que la OCDE realiza por primera vez, mide el grado en que han adquirido el conocimiento y las destrezas necesarias al final de la etapa obligatoria, pues este colectivo se enfrenta a la disyuntiva entre acceder a un empleo o seguir estudiando. "Las finanzas forman parte de la vida diaria de muchos adolescentes, que ya son consumidores de productos financieros, como una cuenta bancaria", señalan desde la OCDE.

En los centros escolares que participaron en PISA 2012 --que mide el nivel en Matemáticas, Lectura y Ciencias-- se eligió aleatoriamente a ocho alumnos para realizar la prueba financiera. En total, la hicieron 29.000 alumnos, lo que representa a nueve millones de adolescentes de 15 años de 18 países o economías. En España, un total de 1.108 alumnos de 179 centros escolares realizaron este ejercicio.

Si se comparan los resultados en competencia financiera y en Matemáticas, los estudiantes españoles rinden como era de esperar, por debajo de la media de los países participantes. Sin embargo, los mejores en Matemáticas y en Lectura no rinden tan bien en materia de economía doméstica. El porcentaje de alumnos españoles que alcanzan resultados excelentes en este ejercicio se sitúa en el 3,8 por ciento frente al 9,7 por ciento de la media de la OCDE.

RESULTADOS Y NIVEL SOCIOECONÓMICO

La puntuación media entre chicos y chicas españoles se sitúa en el mismo nivel, pero hay más chicos en el superior. Además, un 15 por ciento de la variación de rendimiento en materia financiera se asocia con el nivel socioeconómico del alumno, algo que ocurre de manera similar en la media de la OCDE.

En España, los alumnos con al menos uno de los padres con profesión cualificada puntúan mejor en esta prueba que aquellos cuyos progenitores tienen menor cualificación. La distancia entre unos y otros es de 52 puntos. Asimismo, los alumnos inmigrantes en España obtienen 35 puntos menos que los nativos con un nivel socioeconómico parecido.

LA MAYORÍA TIENE CUENTA BANCARIA

El 59 por ciento de los alumnos españoles tiene una cuenta bancaria abierta, y son estos los que mejores resultados consiguen en competencia financiera. Los que tienen cuenta consiguen un resultados de 18 puntos más que los que no la tienen, pero rinden lo mismo si se tiene en cuenta el origen socioeconómico.

Mientras la mayoría de los estudiantes de 15 años recibe dinero como regalo de sus parientes y amigos (83% comparado con 84% de la media OCDE), muy pocos ganan dinero por otras vías, como trabajar fuera del horario escolar (20% en España, 41% en los países de la OCDE), hacer tareas domésticas (30% en España, 38% en los países de la OCDE) o recibir una asignación periódica sin hacer ninguna tarea a cambio (37% en España, 51% en los países de la OCDE).

En España, el Ministerio de Educación desarrolló por primera vez un programa que introdujo la educación financiera en Secundaria en el curso 2010/11. Este programa, denominado 'Finanzas para todos' se fue extendiendo a partir de una evaluación del mismo realizada en 2013. El piloto, dirigido a chicos de 3º ESO (14-15 años) ofrece un mínimo de 10 horas de enseñanza de conceptos básicos financieros.

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que comienza a implantarse este septiembre, introduce en sus currículos de Primaria y Secundaria la enseñanza financiera. En Primaria, se integran en el currículo de Ciencias Sociales conceptos básicos en relación con el valor del dinero, el ahorro, presupuesto personal y consumo responsable. En Secundaria, este tipo de contenidos se integrarán como transversales en varias asignaturas.