Uno de cada 3 ciudadanos de Castilla y León trabaja en el mismo municipio en el que nació

Un estudio revela que la cifra alcanza los 300.000 habitantes de la Comunidad

El 33,5 por ciento por ciento de los trabajadores castellanoleoneses desempeña su actividad laboral en el mismo municipio en el que nació, lo que supone una cifra global de 300.000 habitantes de la Comunidad, según los datos de un estudio realizado por Randstad recogidos por Europa Press.

  

El porcentaje es mayor en comunidades como Galicia, Extremadura y Murcia, donde supera el 45 por ciento. Sin embargo, se sitúan por debajo del 30 por ciento Cantabria (28,6), Cataluña (27,7), Navarra (27,3) y Madrid (22,6), mientras que a nivel nacional asciende hasta el 33,9 por ciento, siete décimas menos que en 2010.

  

Existen diferencias significativas cuando se analiza la variación que han experimentado las diversas regiones del panorama nacional. En este sentido, Canarias (-3,1 por ciento), Extremadura (-3), Andalucía (-2,9) y La Rioja (-2,6) han registrado descensos superiores al 2,5 por ciento. Entre las comunidades que más han aumentado destacan Aragón (+1,9), Asturias (1,7) y Murcia (1,1), mientras que en el caso de Castilla y León se ha registrado un descenso del 0,3 por ciento.

  

El estudio de Randstad, además, detecta un descenso en la tendencia a la movilidad de los trabajadores, según los datos analizados. Esto es debido al aumento del porcentaje de profesionales ocupados que reside en el mismo municipio durante tres años o más.

  

De esta manera, en 2010, el 88,2 por ciento de los trabajadores llevaba más de 36 meses sin variar su lugar de residencia. Este porcentaje ascendió hasta el 90,9 en 2013. En el caso de Asturias, esta proporción ha aumentado desde el 90,8 de 2010 hasta el 94,6 por ciento.

  

Cantabria, Baleares, Madrid, Cataluña y Canarias disponen de la mayor relación de trabajadores con menos de un año residiendo en la región, más del 2,5 por ciento del total.

  

En el lado opuesto se sitúan regiones como Asturias, Murcia, Galicia o País Vasco, todas ellas con tasas elevadas de trabajadores autóctonos de la región y con bajas cifras de profesionales que se hayan mudado en el último año.