Unir la revisiĂłn del mapa competencial y la ordenaciĂłn territorial a la reforma de la financiaciĂłn local

Desde UPyD se congratulan de que "el alcalde reconozca que han empezado a salir las facturas escondidas en los consistorios"

UniĂłn, Progreso y Democracia ( UPyD ) reclama que se acompaĂąea imprescindible reforma de la financiaciĂłn local de revisiones del mapa competencial, que evite duplicidades en las administraciones y elimine competencias impropias, y dea ordenaciĂłn territorial, que racionalice las estructuras actuales, basadas en un modelo decimonĂłnico.

UPyD se congratula de que el presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias ( FRMP ) y alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, haya reconocido que comienza a salir ya las facturas escondidas en los cajones de los ayuntamientos y que los consistorios han tenido que eliminar “servicios superfluos” que prestaban sin necesidad y han mellado sus arcas.

En cuanto a la financiaciĂłn, UPyD cree que se han dado pasos importantes en el pago a proveedores, si bien echa en falta que los ayuntamientos aprueben de forma sistemĂĄtica presupuestos municipales que no contemplan esas deudas histĂłricas yacturas antiguas que se han ocultado durante aĂąos en un intento de maquillajeinanciero de las cuentas locales y ante las que ahora se finge sorpresa cuando afloran de los cajones.

El partido magenta pide a GarcĂ­a Nieto que, en sus reclamaciones al Gobierno central sobre la reforma de la financiaciĂłn local, incluya de forma pareja la definiciĂłn de un mapa competencial adecuado y ajustado a la realidad social, polĂ­tica y econĂłmica, y la revisiĂłn de la ordenaciĂłn territorial.

Para UPyD, no se puede establecer recaudaciones para las administraciones locales basadas en planes urbanĂ­sticos exagerados o por competencias que no deberĂ­an asumir. Un 30% de los gastos de las administraciones locales corresponden precisamente a la prestaciĂłn de competencias impropias.

En cuanto a la ordenaciĂłn del territorio, desde UPyD se defiende la necesidad de fusionar municipios, ya que EspaĂąa no se puede permitir tener un mapa municipal con 8.112 municipios, muchos de los cuales no llegan a cien habitantes. Mientras que otros paĂ­ses europeos nos aventajan en este proceso de fusiĂłn de municipios, EspaĂąa mantiene un modelo del siglo XIX que defiende un modelo con un considerable nĂşmero de pequeĂąos municipios que carecen de medios econĂłmicos y materiales suficientes para prestar los servicios que se les atribuyen.

Este problema, en Europa, fue atajado despuĂŠs de la Segunda Guerra Mundial. En Dinamarca hasta 1970 se redujeron de 19.388 a 277 municipios, en los PaĂ­ses Bajos pasaron de 1.012 a 862, y en BĂŠlgica de 1.259 a 589.

En Alemania se cifraban en 19.868 en 1974. Posteriormente y como consecuencia, de una amplia reforma de los territorios municipales impulsada por los Länder, el número de los municipios alemanes se redujo a unos 8.000 con una población media de entre 5.000 y 6.000 habitantes. Reino Unido pasó de 1.520 municipios a 400 en la dÊcada de los 80. Actualmente, el Consejo de Europa estudia y recomienda la fusión o agrupación de municipios.

La capacidad para la prestaciĂłn de servicios de calidad, la necesidad de simplificaciĂłn y la pertinencia de la economĂ­a de escala, la lucha contra la corrupciĂłn y el amiguismo que se amparan en la proximidad aconsejan el establecimiento de polĂ­ticas pĂşblicas de fusiĂłn de municipios.

AdemĂĄs, se conseguirĂ­an ahorros evidentes como la eliminaciĂłn de empresas yundaciones redundantes, nĂşmero de empleados pĂşblicos, coches oficiales, dietas,iberaciĂłn de inmuebles y supresiĂłn de cargos polĂ­ticos: de los 48.733 concejales que hay en los 6.821 municipios de menos de 5.000 habitantes podrĂ­a pasarse a 13.000 concejales, si se fusionaran en mil municipios de 5.000 habitantes, y de los 62.158 ediles que hay en los 7.727 municipios de menos de 20.000 habitantes podrĂ­a pasarse a 17.000 concejales si se fusionan en mil municipios.

Entre las ventajas de la fusión se encuentran las sinergias y mayor calidad en la prestación de servicios básicos –abastecimiento de agua, gestión de basuras, transporte, policía, servicios sociales,...-; racionalidad, eficiencia, eliminación de redundancias y duplicidades, mayor profesionalidad de los empleados públicos, ahorro económico y mejora en la financiación local, posibilidad de supresión de las diputaciones provinciales, simplificación burocrática,...

En este sentido, UPyD cree que el Gobierno de la nación debe liderar un proceso de fusión de municipios que apueste por la creación de municipios de al menos 5.000 habitantes, aplicando el criterio de contigüidad geográfica, favoreciendo las concentraciones mayores –de 10.000 y 20.000 habitantes-, un proceso gestionado por la Comunidad Autónoma que permita la profesionalización y modernización de la administración.

Asimismo, UPyD considera necesario eliminar las diputaciones provinciales y que sus competencias sean desempeĂąadas por las delegaciones provinciales de la Junta de Castilla y LeĂłn.