Unas 600 personas salen a las calles de Ávila el 1º de Mayo para pedir un cambio político y social

Cabeza de la manifestación del 1º de Mayo, con Luis Sánchez y Óscar García en el centro. / Foto: Antonio S. Sánchez
Ver album

La manifestación ha partido, como es habitual, desde la sede de los sindicatos UGT y CCOO en la plaza de Santa Ana, con la participación de otros sindicatos como CGT o CSI-CSIF, además de contar con la presencia de miembros de IU, PSOE, PODEMOS, Ahora Decide o Trato Ciudadano, con reivindicaciones de trabajadores de Nissan, Elgorriaga, Correos o de la Plataforma por la Educación Pública.

Tras salir de la plaza de Santa Ana, la comitiva, que ha ido sumando efectivos a lo largo de todo su recorrido, ha pasado por la sede de la Subdelegación del Gobierno, para luego recorrer la avenida de Portugal y la calle San Segundo, hasta el Mercado Grande, donde se ha continuado por las calle Alemania y Reyes Católicos hasta el Mercado Chico, donde los coordinadores provinciales de UGT y CCOO, Luis Sánchez y Óscar García, han leído sus tradicionales manifiestos, este año en celebración del 125 aniversario de este Día Internacional de los Trabajadores.

 

Luis Sánchez ha comenzado su discurso señalando que “millones de personas renovamos cada 1 de mayo nuestro compromiso por un futuro mejor” y ha advertido que “la crisis ha dejado a muchos países en una situación muy mala, como en España, donde hay más paro, peores infraestructuras y menos inversión productiva, a la vez que ha aumentado la pobreza, las desigualdades y la falta de expectativas”.

 

Sánchez ha abogado por una “distribución más equitativa de la riqueza”, porque, ha denunciado, “se ha aprovechado la crisis para cambiar nuestro modelo económico y social” y “los derechos laborales están siempre en el filo de la navaja del capitalismo, siendo esta crisis una excusa perfecta”.

 

Por su parte, Óscar García, ha apuntado que “aquí en la calle hay hombres y mujeres indignados, por lo que tenemos que luchar contra lo indigno y tenemos que hacerlo, no sólo en la calle, sino también en las urnas, recordando quién ha estado del lado de los trabajadores”. Y es que, ha señalado, “no habrá forma de salir de esta crisis ni con las mismas recetas ni con las mismas personas”, y ha hecho alusión a temas como los jóvenes, los servicios sociales, el medio ambiente, la dependencia o la prestación por desempleo.

 

Finalmente, García Barroso ha defendido el sindicalismo apuntando que “dicen que los sindicatos y la lucha sindical es un rémora del pasado, pero lo que es una rémora es cobrar 600 euros por un trabajo de 12 horas, asistir a ver cómo hombres y mujeres son echados de sus casas, cómo las mujeres son expulsadas de sus puestos de trabajo por quedarse embarazadas, cómo en esta provincia uno de cada tres trabajadores es pobre porque gana menos de 9.000 euros al año, ver cómo esta provincia se desangra con más de 17.000 parados y cómo la mitad de ellos no cobran nada, o ver a los jóvenes pelear por defender una educación y una sanidad públicas”.