Una pitón devora a un cocodrilo tras una épica batalla

Tras una lucha de horas la pitón consiguió vencer al cocodrilo al que se engulló en apenas un cuarto de hora. En dos meses no necesitará comer nada más. 

Fue, según quienes presenciaron la escena, una batalla impresionante y de varias horas. Al final, la serpiente pitón logró devorar a un cocodrilo al que atrapó junto a un lago del estado australianode Queensland, en la parte noreste del país.

 

La lucha no fue fácil, pero al final la serpiente logró su objetivo y engulló por completo a su presa. La escena, que tuvo lugar en ellago Moondarra, a unos 12 kilómetros al noreste de Mount Isa, fue grabada en un celular y resulta impactante.

 

"Vimos a la serpiente luchando con el cocodrilo. Lo envolvió para agarrarlo mejor y poner fuera de acción sus patas". "La pelea comenzó en el agua. El cocodrilo trataba de mantener su cabeza fuera del agua, pero la serpiente ya lo estaba estrangulando". "Luego de que el cocodrilo muriera, la serpiente se desenroscó, se colocó frente al cocodrilo y empezó a devorarlo comenzando por la cabeza".

 

Así narró la escena a varios medios locales la escritora local Tiffany Corlis, quien tomó fotos de todo el proceso. Una vez vencido el cocodrilo, la serpiente tardó en engullirlo unos quince minutos.

 

Según cuentan conocedores de las costumbres de estas serpientes, las pitones de agua de esa zona normalmente comen animales más pequeños. Los cocodrilos suponen una elección más rara y arriesgada, aunque el riesgo tiene su recompensa ya que pasarán dos meses antes de que la serpiente necesite otra comida.

 

"Pueden tragar un cocodrilo, no hay problema, pero este puede defenderse, así que es una opción más riesgosa que una rata", dijo Bryan Fry, especialista en serpientes de la Universidad de Queensland.

 

Pero no siempre la jugada sale bien. Así, en el año 2005, en Florida, una pitón de Birmania de cuatro metros intentó tragar un caimán pero explotó de forma espectacular, quizás porque su presa era demasiado grande o porque le cortó una arteria.

 

La de Queensland, en cuyo vientre podía apreciarse claramente la silueta del cocodrilo que se acababa de comer, se irá hinchando progresivamente mientras digiere a su presa.

 

En dos semanas se irá desinflando y en unas tres expulsará una bola de calcio, ya que habrá absorbido las grasas y proteínas pero no el exceso de minerales.