Una persecución de la Guardia Civil iniciada en Salamanca termina con cuatro heridos en la localidad abulense de Arévalo

El vehículo que conducía el herido más grave ha colisionado contra los que formaban un control establecido por la Benemérita al intentar esquivarlos.

Tres agentes de la Guardia Civil y un menor de edad han resultado heridos como consecuencia de una colisión entre el vehículo que conducía este último y los que había dispuesto la Benemérita en un punto de control en el acceso la localidad abulense por la carretera CL-605, según han informado fuentes de la Subdelegación del Gobierno y del Servicio de Emergencias 112.

  

Los hechos se han producido sobre las 10.58 horas de este miércoles 11 de junio cuando una llamada al 112 ha alertado de la colisión de un vehículo de la Guardia Civil y otro coche que estaba siendo perseguido en el acceso a Arévalo desde la A-6.

  

La Subdelegación del Gobierno en la provincia ha puntualizado que la persecución se había iniciado en la provincia de Salamanca y, a la altura de Arévalo, el vehículo que conducía el herido más grave ha colisionado contra los que formaban un control establecido por la Benemérita al intentar esquivarlos.

  

Fue necesaria la intervención de los bomberos ya que el conductor perseguido quedó atrapado en su interior, aunque una vez excarcelado ha sido trasladado en una UCI móvil hasta el hospital Clínico Universitario de Valladolid.

  

Según se ha conocido posteriormente, el herido más grave y conductor del vehículo siniestrado es menor de edad. Mientras tanto, los datos del 112 señalan que los otros tres, agentes de la Guardia Civil, e identificados como J.V.L.R, de 29 años; P.R.M, de 32; y A.M.L, de 33, fueron trasladados por sus medios al centro de salud y posteriormente dados de alta.