Una ofrenda floral frente al Monolito de Villalar para "hacer de altavoz de los trabajadores"

Luis Tudanca, secretario general del PSOE de Castilla y León, durante el momento de la ofrenda. JORGE IGLESIAS

Políticos de PSOE, IU-Unidad Popular, Podemos y representantes sindicales se unieron a las reivindicaciones de los trabajadores y empujaron a "seguir en lucha".

23 de abril, ese día en el que los políticos de la mayoría de partidos políticos aprovechan para hacer llegar su apoyo a la clase trabajadora de Castilla y León, con el objetivo de hacerles ver a los “currantes”, como más de uno se definió este sábado, que están a su lado. Y es que no faltó nadie a la clásica ofrenda floral frente al Monolito de la Plaza de Villalar, con un ambiente sobradamente reivindicativo y con el objetivo de hacer ver el orgullo castellano y leonés.

 

Fue primero Podemos el que abrió fuego con la ofrenda floral en el mencionado Monolito, seguido de un PSOE encabezado por Luis Tudanca y acompañado de otros personajes de peso como la diputada Soraya Rodríguez o el secretario provincial de Valladolid Javier Izquierdo. Una ocasión para hacer ver a los allí presentes que el apoyo hacia la clase obrera es “total”.

 

“Este es claramente un lugar cargado de historia, símbolo de lucha. Pero también es un lugar de encuentro, donde se reúnen los trabajadores en lucha año tras año”, arrancó Tudanca tras tomar el micrófono. “Esta Comunidad merece una situación digna, y nosotros siempre vamos a estar al lado de los trabajadores de Dulciora, Lauki, de los mineros, de los ganaderos...”, aseguró el socialista, antes de hacer mención a la “despoblación” que vive Castilla y León y con la que hay que terminar.

 

Fue entonces el turno de Izquierda Unida-Unidad Popular, pero entre medias los trabajadores de Lauki y Dulciora leyeron frente al Monolito un manifiesto en el que pedían que “en Bruselas no se pueda presentar una ley que permita a las multinacionales mantener secretos sus datos”, en referencia a que deben ser los políticos que dicen apoyar quienes lo eviten.

 

Entre banderas castellano y leonesas, otras tantas de la república y un buen ambiente reivindicativo, apenas media hora más tarde llegaron los representantes de IU, encabezados por el procurador José Sarrión y el mismísimo Alberto Garzón. El primero no dudó en alentar a “luchar contra el capitalismo, el neoliberalismo y la Troika”, en un claro apoyo a la clase obrera y trabajadora.

 

¿Y Garzón? “Es la historia la que nos mira, porque las conquistas no caen del cielo. La lucha ha cambiado, pero sigue siendo contra los mismo objetivos. Contra las injusticias, contra la presión, contra la explotación, miramos a la historia, pero porque somos parte de ella”. Y fue entonces cuando el de IU soltó el dardo.

 

“Porque esos de la pulsera de España dicen que son patriotas, pero luego se les descubre con paraísos fiscales en lugares como Panamá. Nosotros somos patriotas, pero de lo nuestro, de la lucha y de la justicia social”, cerró el diputado.

 

Acto seguido los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, con Ignacio Fernández Toxo entre ellos, también leyeron sus reivindicaciones y protestas, un clásico de Villalar y ante cientos de personas congregadas en la Plaza que no dudaron en jalear las protestas de sus representantes. Un pequeño reducto de color y orgullo castellano y leonés que, como no podía ser de otra manera, se dio otro año más en Villalar.