Una mujer de 74 años resulta afectada por intoxicación de monóxido de carbono en Ávila

El suceso se produjo en la calle Pocillo de la capital abulense en torno a las 13,46 horas del pasado domingo 4 de enero, y la mujer tuvo que ser trasladada por los servicios sanitarios al Complejo Asistencial de Ávila en ambulencia de soporte vital básico, además de que no pudieron confirmar la procedencia del escape.

Una mujer de 74 años de edad resultó afectada en la jornada del pasado domingo 4 de enero por una intoxicación de monóxido de carbono que tuvo lugar en su domicilio, en la calle Pocillo de la capital abulense, en torno a las 13,46 horas del mediodía.

 

En torno a esa hora, el Servicio de Emergencias 112 en Ávila fue informado de la presencia de monóxido tras saltar el detector en dicho edificio, por lo que se envió al lugar del suceso a personal sanitario que, tras el suceso, no pudieron confirmar su procedencia.

 

Tras el aviso, la sala de operaciones dio aviso del incidente a la Policía Local, a los Bomberos de Ávila y a la empresa suministradora de gas, y el propio personal sanitario trasladó a la afectada en ambulancia de soporte vital básico al Complejo Asistencial de Ávila.

 

RECOMENDACIONES DE LA AGENCIA DE PROTECCIÓN CIVIL

 

Según han informado desde la Agencia de Protección Civil, "los síntomas más habituales que puede presentar un paciente que sufre una intoxicación por gas son mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres e incluso, desvanecimientos súbitos", por lo que "en caso de que alguna víctima no respire, sería necesario practicar la reanimación cardiorrespiratoria hasta la llegada de los servicios de emergencia".

 

Por ello, apuntan, "ante el más mínimo indicio de esta situación hay que cortar el gas y evitar toda chispa y focos de calor. No se debe utilizar ningún electrodoméstico que pueda generar una chispa, no hay que encender las luces, ni un mechero, ni tocar los timbres de las puertas, porque podría dar lugar a una explosión".

 

Además, señalan, "se deben abrir todas las puertas y ventanas que sea posible para facilitar la entrada de oxígeno y la desaparición del gas venenoso; colocar un pañuelo en la boca y la nariz para evitar la intoxicación; llamar al 112 y explicarle la situación con la mayor precisión posible".

 

Finalmente, recuerdan, que "las instalaciones deben ser revisada periódicamente en función de la normativa vigente; no se debe obstruir ni tapar las rejillas de ventilación con ningún objeto; si se tiene bombona de gas hay que mantenerla en un lugar bien ventilado, alejada de toda llama o fuente de ignición; y no se debe dejar el coche encendido en lugares cerrados".