Una huella de la sandalia de la Santa, imagen de la III Media Maratón Ávila Monumental

Una huella de la sandalia de Santa Teresa cuyo contorno lo conforma una representación de las Murallas de Ávila, motivo principal de esta imagen. El diseño contiene distintas alegorías a Teresa de Jesús y al V Centenario de su Nacimiento.

El Club de Atletismo Ecosport, organizador de la III Media Maratón Ávila Monumental, ha querido enfocar la misma como homenaje a la ciudad de Ávila y a Santa Teresa de Jesús con motivo de la celebración, este año, del V Centenario del Nacimiento de la más ilustre y universal de las mujeres abulenses. Debido a esto, el motivo principal que se ha elegido como imagen de esta prueba deportiva ha sido una huella, pero no  de una zapatilla de un corredor, sino una de tantas huellas que la Santa Andariega dejó con sus sandalias por los caminos de España.


El contorno de la huella está conformado por una representación de las Murallas de Ávila, principal monumento y referencia de la ciudad que la vio nacer y que acoge la III Media Maratón Ávila Monumental, a la vez que de forma paralela representa el Castillo Interior de Teresa de Jesús.


Alegorías a Teresa de Jesús y al V Centenario


Pero no son sólo estas las referencias a Teresa de Jesús en la imagen de la tercera  edición de esa Media Maratón, sino que todo ello está formado por un conjunto de alegorías a la figura de esta mujer abulense y al V Centenario de su Nacimiento.


Así, en la parte inferior izquierda del contorno de la huella, por delante de la muralla pero en su interior, se aprecia una representación de la fachada de la Iglesia de La Santa, casa natal de Teresa de Jesús.


El interior de la huella contiene, además, una línea que, partiendo de un arco de la muralla (0 Km) finaliza en otro de los arcos (21). La línea simboliza las idas y venidas, los caminos y los kilómetros que Teresa recorrió en los últimos años de su vida, yendo de localidad en localidad a fundar “sus palomarcitos”; y por otra parte, en esa línea se han colocado los números que señalan cada uno de los veintiún kilómetros que conforman la media maratón.


Todos ellos con números, a excepción del quinto, que se ha representado con letra y, además, fuera del recinto amurallado. Con ello se pretende recordar, por una parte el Quinto Centenario del Nacimiento de Teresa de Jesús; y por otro una alegoría a uno de los versos contenido en Las Moradas (su Castillo Interior), donde en el inicio de la quinta morada escribió el antológico poema de la literatura española:


Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.
Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor,
porque vivo en el señor,
que me quiso para sí.
Cuando el corazón le dí
puso en él este letrero
que muero porque no muero.

 


La meta (21,097) se sitúa bajo la Á de Ávila, como homenaje de la ciudad a todos los participantes de esta prueba de larga distancia, y en el exterior del recinto amurallado en referencia a su finalización en el Lienzo Norte, fuera de la muralla y con la misma como telón de fondo como la mejor imagen de la ciudad y de este monumento que los participantes pueden llevarse tras pasar la línea de meta.


El autor de esta imagen identificativa de la III Media Maratón Ávila Monumental, es el  diseñador gráfico Clemente Nicolás, que ya confeccionó las imágenes de referencia de las dos ediciones anteriores de esta prueba deportiva.