Una explotación de vacuno de Navalperal de Pinares pierde 280 animales en 4 años por el ataque de los lobos

UCCL denuncia este hecho y considera que la situación "a la que los políticos están permitiendo que se llegue, es insoportable para cientos de ganaderos abulenses"

Según informa UCCL, la explotación de ganado vacuno extensivo de José Luis Herránz Aparicio y su hermano recibió la última visita de los cánidos la noche del martes día 2 de abril, con el fatídico desenlace de la muerte de tres terneros, todos ellos de pocos días de vida. En la mañana de anteayer se comprobó lo ocurrido, observándose un gran alboroto en el ganado, e incluso el hecho de que una de las madres de los terneros muertos que se encontraba manchada de sangre, debido a que el animal intentó proteger desesperadamente de la muerte a su cría. En el día de ayer los técnicos del Servicio Territorial de Medio Ambiente han certificado los hechos.

 

"Solamente en el último mes, la explotación ha presentado denuncia en el citado Servicio Territorial por la muerte de 18 animales, cinco de los cuales no han aparecido. De los 18 animales, tres eran vacas paridas, una novilla y el resto terneros de menos de tres meses de edad".

 

"La angustia y desesperación del ganadero es tal que muchas noches las pasa, junto con su hermano, vigilando el ganado, pero como está muy esparcido por bastantes zonas del término municipal, a veces el esfuerzo resulta infructuoso. Además, también recogen a parte de los animales recién nacidos y los llevan a establos seguros, pero es un trabajo ingente puesto que los terneros no pueden ser amamantados por sus madres".

 

Los lobos comenzaron a causar estragos en la explotación el año 2009, de tal forma que desde entonces han fallecido unas 280 reses, la mayor parte terneros. A ello hay que sumar varias docenas de animales malheridos, algunos de los cuales se han tenido que sacrificar por su penoso estado. Hay que indicar que uno de los animales fallecidos lo fue por una gran banda de buitres, se trataba de una vaca recién parida.

 

Aunque el primer año de ataque de los lobos la explotación no tenía seguro de daños causados por la fauna salvaje, a partir de dicho año se vieron obligados a suscribirle para que la actividad ganadera que regentan no se volviera ruinosa. Desde la fecha de la contratación del seguro, todas las muertes han tenido la correspondiente denuncia ante Servicio Territorial de Medio Ambiente de Ávila.

 

Los parajes donde más atacan los lobos son los denominados El Alto, Valdeloshechos y Los Retornos, entre otros. Se ha comprobado que los mayores ataques tienen lugar en el mes o meses después de que se cierra la veda de la caza, como es el momento actual.

 

Para UCCL, "es posible que algunos de los políticos abulenses que comediaron hace unos meses con lo de la tierra libre de lobos tengan sus conciencias más tranquilas desde entonces, pero la realidad es que los lobos, cada vez más numerosos, siguen causando estragos en cientos de ganaderos abulenses, aunque la mayor parte de los que sufren los daños ni siquiera los denuncien. Los datos de la explotación que hoy denuncia públicamente los daños es ejemplarizante en cuanto a la dimensión de aquellos, y que además pueden comprobarse en todas las comunicaciones de ataques efectuadas en el Servicio Territorial de Medio Ambiente".

 

Desde UCCL vuelven a insistir "que si bien son enormes los daños económicos a los ganaderos, se está infravalorando los daños emotivos y sentimentales que sufren todas estas personas para los cuales la actividad ganadera es mucho más que una actividad económica: es un modo de vida, una especial sensibilidad hacia la naturaleza hasta el punto de que en muchísimos casos su ganado también es su familia, y el dolor de tantos animales muertos, malheridos y estresados lo sufren en carne propia".

 

Asimismo, UCCL vuelve a insistir en "que el ganadero ha de recibir una compensación del 100% al menos de los daños económicos sufridos, que no se limitan al valor de los animales muertos, ya que a dichas pérdidas económicas hay que añadir las causadas por los animales heridos y por el estrés de todo el rebaño. Por lo tanto, la solución dada por la administración, consistente en la suscrición de seguros no es de recibo: los daños causados por los lobos que la propia administración se ha encargado de traer a esta provincia son daños patrimoniales y así se les ha de considerar".