Una empresa abulense premiada por SIGFITO por su recogida y reciclaje de residuos

SIGFITO ha premiado a los 9 puntos de recogida que más reciclan en Castilla y León, entre ellos,  Comercial Nanclares, S.L. de Ávila. Todos estos puntos con su empeño han logrado recoger cerca de 25.000 kilos de envases.

El sistema de recogida de envases agrarios (SIGFITO) premia a los  puntos de recogida de cada provincia que más envases han reciclado durante el año agrícola de 2015 (de julio de 2014 a junio de 2015).

 

En total este año en Castilla León han sido 9 las empresas que van a recibir este galardón, "porque además de ser las que más reciclan, son las que más concienciadas están con el medio ambiente". Además de recoger los envases de los agricultores, aceptan sólo los envases de SIGFITO y aseguran la correcta separación en origen, almacenando por una parte los envases enjuagados (plástico rígido) y por otra los que no se enjuagan (papel cartón y bolsas de plástico).

 

Las entidades premiadas han sido: Comercial Nanclares, S.L. (Ávila) Agroquímica Domingo, S.L. (Burgos), Belarmino Ramón del Canto (León), Nuteasa (Palencia), Mirat Agroservicios, S.L.U (Salamanca), Fitostar, S.L.(Segovia), De Pedro & Capilla, S.L.(Soria), Coaduero, Sociedad Cooperativa. Ltda. (Valladolid), ITA Agrovalle, S.L. (Zamora).

 

Todos estos puntos con su empeño han logrado recoger cerca de 25.000 kilos de envases, que han sido reciclados en diferentes materiales plásticos de uso industrial, como son tuberías para el riego, conos de carretera e incluso maceteros. Hay que destacar que el sistema SIGFITO desde 2012 ha conseguido valorizar íntegramente el 100 % de los residuos recogidos.

 

SIGFITO ha premiado a más de 300 puntos, desde que en 2010 empezara a poner en marcha esta iniciativa. “Reconocemos el esfuerzo que realizan estas empresas en la conservación del medio ambiente. El punto, que colabora gratuita y voluntariamente con el sistema, recoge los envases de los agricultores para su posterior reciclado, evitando así sanciones como consecuencia de una mala gestión, un gesto muy importante para la conseguir que la agricultura sea sostenible”, señala Rocío Pastor, directora general de SIGFITO.