Una de cada cinco aves europeas está en riesgo, según la Lista Roja de las Aves

Casi el 20 por ciento de las aves del continente europeo está en riesgo, según se desprende de la Lista Roja de las Aves de Europa, un trabajo liderado por BirdLife International, la federación internacional de ONGs de conservación de la que forma parte SEO/BirdLife

 

El trabajo revela datos que los expertos consideran "alarmantes" sobre la conservación de la avifauna del continente. A su juicio, la degradación de los ambientes agrícolas, la pérdida de hábitats y lugares de nidificación y el cambio climático son las amenazas más preocupantes.

 

En ese sentido, Asun Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, ha indicado que "se han conseguido avances para proteger algunas de las especies más emblemáticas y escasas", pero, al mismo tiempo "se observa un declive de las especies más comunes y abundantes, que indica un deterioro ambiental más amplio".

 

"Nos enfrentamos a retos como el cambio climático o la degradación de los ecosistemas que requieren una respuesta amplia y profunda", ha señalado.

 

En números totales, de las 451 especies de aves evaluadas a nivel de Europa, 82 están amenazadas, de las cuales 11 están en peligro Crítico (el nivel más alto amenaza), 16 en peligro de Extinción y 55 Vulnerables.

 

Del mismo modo, de 533 especies evaluadas a nivel paneuropeo, 67 (13%) están amenazadas de extinción a escala regional y 6 especies ya se han extinguido (desde 1800). Entre las 67 especies, 10 están en peligro crítico. En esta categoría, en España, están la pardela balear (Puffinus mauritanicus) y el torillo andaluz (Turnix sylvaticus).

 

TENDENCIAS NEGATIVAS

 

Por otra parte, la lista destaca que un total de 29 especies han subido de categoría desde 2004. Antes estaban consideradas como de preocupación menor, pero ahora se encuentran como vulnerables o casi amenazadas en Europa.

 

En esta situación se encuentran especies como la tórtola europea (Streptopelia turtur), precisamente declarada Ave del Año 2015 por SEO/BirdLife debido a su mal estado de conservación, o el frailecillo atlántico (Fratercula arctica). Algunas especies que hace una década ya se identificó que estaban en problemas todavía no han mejorado o han empeorado, como por ejemplo el alimoche común o el sisón.

 

En el lado contrario se encuentran 20 especies que fueron previamente consideradas como regionalmente amenazadas y ahora se clasifican con la categoría de preocupación menor en Europa (aunque algunas todavía están amenazadas a nivel mundial). Entre ellas están, por ejemplo, el alcaraván (Burhinus oedicnemus), el milano negro (Milvus migrans), el cernícalo primilla (Falco naumanni), la pagaza piconegra (Gelochelidon nilotica) o la avutarda común (Otis tarda).

 

REFERENCIA INTERNACIONAL

 

Esta lista, que se ha publicado este miércoles tras tres años de trabajo, servirá de referencia para establecer las bases de la conservación de las aves en Europa y las prioridades para las futuras políticas europeas en esta materia. La Lista Roja, que sigue la metodología de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), es mundialmente reconocida como el sistema más objetivo y autorizado para evaluar el riesgo de extinción de las especies, han explicado los expertos.

 

La nueva Lista Roja de las Aves de Europa evalúa el riesgo de extinción de todas las especies de aves que viven normalmente en Europa, desde el Atlántico hasta los Urales. BirdLife ha combinado los datos oficiales comunicados por los estados miembro de la UE en virtud del artículo 12 de la Directiva de Aves con datos equivalentes cotejados y proporcionados por socios de BirdLife y otros colaboradores de prácticamente todos los demás países de Europa.

 

Iván Ramírez, Jefe de Conservación de BirdLife en Europa y Asia Central, explica que "es inspirador ver que gracias a los esfuerzos de conservación y al apoyo de los instrumentos clave como la Directiva de Aves o el programa LIFE se están recuperando algunas especies".

 

"Sin embargo, muchas que solían ser comunes ahora están clasificadas como amenazadas. Es preocupante pensar en un mundo sin frailecillos, tórtolas o avefrías", ha apuntado.