Una cuarta llave para mostrar capacidades

La concejal de Accesibilidad y Discapacidad del Ayuntamiento de Ávila, Noelia Cuenca, ha inaugurado el cuarto cartel de la iniciativa ‘Teresa te da las llaves. Nueve puertas, nueve llaves’, que ha sido instalado en las inmediaciones del atrio de San Isidro, con motivo de la celebración estos días de las Jornadas Medievales, pero que corresponde a la puerta de la Malaventura, y que en esta ocasión hace hincapié en la importancia de que las personas con discapacidad muestren sus capacidades.

Este cuarto cartel prosigue con la campaña de sensibilización en materia de accesibilidad puesta en marcha por el Ayuntamiento de Ávila en colaboración con el Consejo Municipal de Discapacidad, con la participación de las organizaciones ONCE, ASPAYM, DOWN Ávila y Frater, que han vuelto a trabajar en la elaboración del cartel, y cuyos representantes también estuvieron en el acto de presentación.

 

En esta ocasión se ha representado a Santa Teresa trabajando como hortelana, cultivando un huerto con tesón, con trabajo y con esfuerzo, para poder recoger sus frutos. Según explicó Cuenca, estos “son los pasos que todas las personas debemos dar para alcanzar los retos que se nos van planteando a lo largo de la vida”, y, para ello, “todas las personas necesitamos contar con la oportunidad de demostrar que somos capaces, pero en ocasiones las personas con discapacidad ven mermadas estas oportunidades y en muchos ámbitos se da por sentado que no tienen capacidad para realizar ciertas tareas, lo que reduce también sus derechos”.

 

Los cinco pasos que se han elegido en el cartel hacen un recorrido por la historia de una persona, de modo que “en la infancia necesitamos recibir una educación, por lo tanto hay que dar la oportunidad de demostrar que todas las personas son capaces de aprender”. Además, “las personas con discapacidad tienen la capacidad de divertirse con las mismas actividades que los demás”; la adolescencia es el momento de enamorarse y todos somos capaces de amar; más adelante nos preparamos para poder trabajar y todas las personas tenemos capacidad para desarrollar una actividad; y, finalmente, la meta que perseguimos es nuestra autonomía, el momento de demostrar que todos somos capaces de ser independientes”.

 

“Estas capacidades tan esenciales”, indicó, “y otras muchas que tenemos, las personas con discapacidad muchas veces ni siquiera disponen de la oportunidad de demostrar lo que pueden hacer”, y agregó que “con esta falta de oportunidades se vulneran también sus derechos y ven cerradas muchas puertas por no ser tenidos en cuenta, ya que en muchos casos se da por sentado que no es importante para ellos, que no quieren, que no lo necesitan, sencillamente no se valora siquiera que sean capaces”.